26/12/2015

Lucenes dcn 36 cambio ágil para volver a cambiar

Concluye otro año intenso en el que hemos ido implantando los cambios necesarios para adaptarnos a un nuevo modelo económico que tiene trazas de mantenerse varios años. Son tiempos complicados, con acontecimientos complejos, que no nos facilitan el dar con demasiadas pistas de hacia dónde ir, y que nos exigen transformarnos, teniendo que aprender nuevas maneras y a ritmos desconocidos. Esto, que se decía en la literatura de negocios desde hace dos décadas, ha terminado por convertirse en realidad. Cambiar o morir.

Turbulencias internacionales.

La situación internacional está fuertemente marcada por la emergente multilateralidad geopolítica, más allá del equilibrio autoimpuesto del consejo de seguridad de la ONU. Y, no tanto como parecía a final de la primera década del siglo, con la entrada de los BRICS, cuyas economías se han visto fácilmente vulnerables a la crisis financiera, la corrupción interna, al precio del petróleo y al de las materias primas, retrasando su ascenso a primera línea del poder.

Sino por la retirada de USA en su modelo de imposición de una visión del mundo más condicionada por sus intereses económicos que por un progreso conjunto de todos los países. La emergencia de China como potencia a la que ha sido fácil distorsionar con la retirada de producción debido al aumento de costes y al subsiguiente debilitamiento de su moneda, retrasando el crecimiento de su consumo interno como fuente de esperanza para su inestable economía. La soledad secular de Rusia ha resurgido en un intento de recuperar un pasado hegemónico, como siempre, en busca de su identidad.

La crisis financiera del 2008 no parece haberse superado por un modelo sólido de impulso económico, y sí debilitado por el precio del petróleo y la relativa baja inflación y coste del capital. Las medidas macroeconómicas están teniendo un limitado efecto, caminando con recetas del pasado hacia no se sabe muy bien dónde.

Esto provoca la emergencia de multitud de conflictos armados o sociales dispersos por todo el mundo: países musulmanes Siria, Irak, Yemen, Afganistán, Palestina; África subsahariana musulmana: Sahel, Nigeria, Kenya; conflictos de las minorías musulmanas en el Oeste de China; sus reflejos en Occidente como en Ucrania,o las acciones terroristas musulmanes desde el 11M hasta Paris hace unas semanas; América Latina y su frente salvador Bolivariano que, tras la esperanza generada en un inicio, ha vuelto con la cruda realidad de desequilibrios en Venezuela, Brasil y Argentina; el nuevo ciberconflicto con su capacidad de sabotajes y de doctrina a través de las redes sociales. La sensación es de estar viviendo una tercera guerra mundial con unas características propias, que afecta a todos y marca una dinámica económica pusilánime sino de retroceso.

Estas dificultades han puesto en crisis los paradigmas de desarrollo global del siglo XX y forzando la renuncia de líderes importantes mundiales: el Papa Benedicto XVI, varias sucesiones en las monarquías Europeos como en Holanda o en España, crisis Bolivariana, incertidumbre a la superación de Obama en USA, chovinismo agresivo de Putin, transformación del poder Chino acosado por la corrupción indomable provocada por el crecimiento de su economía… dejando el liderazgo mundial falto de figuras de renombre que marquen los nuevos pasos a dar. Es una llamada a una nueva generación nacida en otro contexto, con otras aspiraciones.

¿Qué hacer para convivir en esta situación?

Vivimos tiempos de transición de épocas y la única forma es vivir intensamente los cambios, y cambiar con ellos, sin miedos y sin reservas. La naturaleza nos une a todos en un mismo futuro. De ahí venimos y allí acabamos. Surge con renovada potencia el movimiento contra el cambio climático consecuencia de un modelo de vida global que es insostenible.

Invita a reenfocarnos a los grandes problemas de la humanidad: la salud, la longevidad con dignidad, las enfermedades raras, el hambre, las materias primas incluso las que vengan en los meteoritos, el agua, la energía, la vivienda sostenible…

La emergencia de la innovación y la tecnología como la portadora de soluciones a los problemas existentes e incluso creando nuevos problemas inexistentes a partir de las soluciones tecnológicas disponibles (herencia del marketing de los últimos dos siglos). Esto hace que las ventajas competitivas no duran más de año y medio. Si antes para ver resultados de una buena decisión había que esperar ese plazo, ahora se acortan los plazos de conseguir resultados y se acortan las defensas. Esto obliga a seguir cambiando permanentemente… mientras dure esta transición.

Y ante la agresividad cercana se responde con amor y un redoblado esfuerzo en resolver de otra manera los conflictos, en definir una forma de vida sostenible, en encontrar nuevas ilusiones en nuevas dimensiones de la existencia… superando las eternas debilidades del existir humano. Esta es la parte optimista del proceso. Y que no se pierda.

Nosotros cómo estamos reaccionando.

Se trata de un tiempo donde vuelve a haber trabajo, puede que en cantidad, aunque deflaccionado y variable a resultados, exigiendo aportar un verdadero y tangible valor añadido. Hay un exceso de oferta de todo, los gastos corrientes son altos y se compite con muchas otras categorías de productos y servicios por un trocito de pocket share y es difícil conquistar una cuota de mind share que sea sostenible. Hay casos de flores de Mayo que ganan prestigio de un día para luego desvanecerse en el olvido. Grandes corporaciones entran en dificultades y deambulan sin destino.

Algunas organizaciones sí son capaces de reaccionar, por las personas que tiene dentro y su capacidad de inteligencia colectiva. La sensación de vulnerabilidad, de insignificancia e intrascendencia, nos obliga a repensar las misiones de las organizaciones y las visiones sobre cómo conseguir construirlas. Nos inspiraciones en las tendencias de este proceso de transición.

Nosotros seguimos contribuyendo al desarrollo de una economía inteligente para el impulso de la sociedad. Sin embargo, nos hemos visto obligados a migrar en estos últimos años de dentro a fuera, en el sentido de las relaciones, desterritorializándonos como diría Giles Deleuze. La crisis, con sus contradicciones internas y conflictos interiores, y nuestras limitaciones para comprenderla, nos ha expulsado de dentro, porque no quería tanto de colaborativo. El empacho de conocimiento de management lo ha vuelto casi inútil, reclamando nuevas soluciones a la forma de acometer los problemas.

Así hemos repensado las relaciones supervivientes y redefinido el fondo de comercio como cimiento del camino futuro. Por tanto hemos cambiado profundamente prestigiando nuestra capacidad de resolver situaciones problemáticas.

La gestión de los fondos de inversión había transitado este mismo proceso de desterritorialización mucho antes, siendo más sensibles a los nuevos tiempos, enfrentados como estaban a los cambios profundos de las soluciones. Enfocándose verticalmente a sectores concretos (bio y tech), definiendo bien los espacios que debe ocupar cada uno, aprehendiendo la interdependencia entre los actores, aspirando al máximo y exigiendo lo máximo. Sufriendo con satisfacción.

La intensidad de construcción de alianzas y colaboraciones ha generado un nuevo campo de oportunidades aparentemente inexistentes y, sin embargo, tan cercanas, sencillas y con capacidad de cambio. Muy importante esta dinámica en un momento de pocas certezas, abriendo nuevos espacios de desarrollo. Eso sí, también generando de nuevo una confusión de misión a muchas organizaciones tradicionales. Quien no se adapte va a sufrir más de lo justo.

Este proceso ha ido prestigiando la capacidad de management y poniéndola al servicio de quien lo necesita, ejercicio de humildad en su máxima pureza y de dignidad para defender el propio sentido de construcción de relaciones. Tras la gestión de la crisis vuelve la estrategia, con la pregunta “¿y ahora qué?”, la generación de recursos vía desarrollo de negocio o con gestión de corporate finance, ambas generadoras de cash. Todo esto con la irrupción de la tecnología en el escenario económico, introduciéndola en las empresas para generar crecimiento.

Además la toma de gestión directa de determinadas actividades de las empresas en formato de outsourcing, que no siendo capaces de ejecutarlas bien o tan bien como un externo, ceden colaborativamente para construir a éxito unos mejores resultados. Esto ha expandido nuestras miras a mercados cercanos o lejanos donde ya se había construido relaciones estables como Europa Occidental, Korea, China, India, Europa del Este, USA, México, Colombia, Perú, Chile y Sudáfrica. Y a diferentes actividades como la internacionalización, el ecommerce, el desarrollo de producto, el sourcing…

Y lo más importante, nos ha impuesto enormes retos a nivel personal, siendo muy exigente con la formación de un equipo excelente, desde lo individual a lo colectivo. Y ser capaces de estructurar muy bien estas dimensiones. El 2016 verá una gran evolución en estas dimensiones.

Perspectivas 2016.

Debería ser un año de enorme impacto en nuestro desarrollo internacional estando presentes en todos los continentes de forma progresiva. Esto nos debe permitir conocer parte de las claves para sobrevivir la actual situación de turbulencias internacionales. Conocer las mejores oportunidades de trabajo país a país y potenciar estas vías.

El momento logrado en 2015, debe llevar a una mejor sistemática de gestión de un gran caudal de oportunidades, de difícil valorización, pero de ser exitosas muy lucrativas. Seguirá siendo un año de enorme cambio donde no todo valdrá, algún aspecto inicialmente infravalorado será verdaderamente valioso y habremos acertado en algún otro tema como se pensaba de inicio.

En esta línea, una mayor exigencia a los equipos, a las formas de colaborar, a los modelos de fondo de comercio que sean productivos en tiempos de tanta convulsión.

Y todo sin perder la sensación de ser unos sufrientes privilegiados por seguir construyendo una forma de trabajar que deje un mejor mundo a nuestros hijos y a los hijos de nuestros otros.

28/08/2014

Lucenes dcn 35 Yes but no, No but yes

El cambio se ha acelerado y, parece, que ha decidido quedarse para un tiempo. El modelo de negocio tiene que estar sano e incorporar tecnologías que nos faciliten la adaptación permanente. Preparados para una travesía sin destino claro, pero armados con rutinas bien asentadas y visión de futuro. Suerte en el segundo semestre del año. Mejor recorrerlo conjuntamente.
______________________________________________________________________
Contexto cambiante.
Concluido el primer semestre del 2014, no tenemos claro que se haya salido de la montaña Rusa de subidas y bajadas en las que se ha instalado la economía desde hace ya siete años. Posiblemente, estemos inmersos en un cambio profundo de modelo económico mundial que lleva produciéndose más de medio siglo, y que todavía necesita otro tiempo similar para mostrar todas sus cualidades y vicios.

Si bien los aspectos actuales macro del mundo financiero global han ido mejorando en cuanto a su efecto sobre España, en general las entidades financieras parecen más saneadas y el petróleo mantiene su precio, pero las autoridades reguladoras siguen inyectando capital indicando que no tienen claro que se haya salido de la crisis. De Occidente, sólo USA parece haberse resuelto algunas dudas, y se plantea volver a encarecer el capital.

Persisten incertidumbres políticas como los conflictos en Ucrania, Israel y Palestina, Irak y Siria, o Libia, que bien podrían desestabilizar de nuevo los mercados. No podemos afirmar que esté todo claro y enfocado a un ciclo de crecimiento sin sobresaltos. O tal vez, éste sea el nuevo contexto en el que se ha instalado la economía. Tendemos a pensar que el nuevo contexto es de cambio continuo hasta que la percepción de valor se estabilice de nuevo en un modelo económico sustancialmente diferente.

Mejor pero diferentes.
Las empresas industriales parecen estar mejorando su resultados, eso sí, no escandalosamente. Son capaces de prestar más atención a los retos futuros y comparten la sensación que el 2015 debería ser mejor.

Sin embargo, todavía no se están tomando grandes decisiones de inversión o gasto, y se aprovecha el momento para quitarse los últimos quistes con los que convivía su negocio. Mientras, ¿seguimos esperando que se consolide el cambio de ciclo?

Lo cierto es que cuánta más gente haya concluido la transformación de su modelo de negocio, el cambio de modelo se debería acelerar. Así, se constata que van triunfando los modelos de negocio bien enfocados, independientemente del sector. También que han cambiado las reglas de juego, las soluciones típicas no funcionan y las ventajas duran poco menos de dos años, quizás, porque con la globalización desmedida la interacción entre los agentes es mayor.

Se siguen buscando planteamientos diferentes en un entorno donde el cambio se ha acelerado, en parte, por el impacto de las tecnologías, que exigen la transformación de los modelos de negocio de forma acorde. Habrá que introducirse en las discusiones tecnológicas que ayuden a aclarar cuáles son las competencias que hacen falta. ¿Cuáles son las tecnologías que nos afectarán? Nos movemos hacia modelos colaborativos con los que avanzar en un entorno de alta incertidumbre, en coherencia con cambiar juntos.

Luchando y asentando.
Nosotros nos encontramos con un modelo sano que aspira a apuntalar su abastecimiento con una mejor materialización de un universo colaborativo.

Clarificamos los espacios de confianza con aquellos líderes empresariales que hayan decidido dirigirse a tierra nueva y cambiar sus empresas sin dudarlo. Para esto continuamos mejorando las tecnologías de gestión que ayuden a dar sostenibilidad a los nuevos modelos de negocio. En concreto, se continúa aprendiendo el lenguaje colaborativo monetizando las alianzas entre organizaciones; estas alianzas se han creado de una forma relativamente rápida indicando la necesidad que existía de apoyarse unos a otros.

Seguimos reforzando los modelos de inversión para impulsar el crecimiento de un nuevo modelo económico basado en el conocimiento, actuando independientemente de otros agentes más establecidos, para poder enfrentarnos a los retos reales. En este camino, seguimos estrechando lazos con los inversores que tienen un mejor sentir del riesgo asumible, pero ejerciendo un desgastador ejercicio de comunicación. Su convencimiento nos ayuda, y viceversa.

Las empresas tecnológicas que gozan de un planteamiento disruptivo están avanzando con fuerza, captan fondos y tienen que ver el futuro con ilusión. Las que no tienen una diferenciación contundente están sufriendo.

Seguir fortaleciendo el equipo ilusionado y más comprometido con el futuro, tomando confianza desde la claridad de las estrategias a seguir, nos debe hacer el camino más llevadero. Veremos toda la densidad de la actualidad contemporánea en qué acaba durante los próximos meses.

03/01/2014

Lucenes dcn 34 Just grasping it

Nuestra misión se va materializando, la claridad de la búsqueda nos está permitiendo profundizar en los problemas a los que enfrentarse, la consolidación del modelo organizativo, la fuerza de reconducir los temas, la presencia en los órganos de gobierno de unas cuantas organizaciones que lideran su sector ,una visión más clara de las soluciones, el tejer relaciones sociales con el market sharing, unos espacios de confianza en los que desarrollar nuestra actividad, un modelo colaborativo de un equipo talentoso, la calidad de los resultados, la palanca de los inversores, la capacidad de impulso y la de las alianzas con otras organizaciones, la expansión del modelo. Y con la visión de un futuro alrededor de líderes sociales y de la búsqueda de organizaciones líderes. Pero a pesar de todo ello, la tarea está inconclusa, porque we are just grasping it.
______________________________________________________________________

La misión se va materializando.

Coincidiendo con el cierre del año 2013, año en el que hemos celebrado nuestro décimo aniversario, hacemos una parada en el camino para coger perspectiva de nuestro avance respecto al objetivo perseguido. Somos conscientes que la misión de contribuir al arte de vivir de la sociedad es ambiciosa y elusiva, y que nuestra tarea estará siempre inacabada y tendremos que diseñar mecanismos de sucesión cuando las personas que lideren sean otras. En última instancia, somos continuadores de lo ya iniciada por otros antes.
Pero sí que avanzamos conforme vamos entendiendo mejor cómo podemos contribuir a enriquecer el arte de vivir de la sociedad, al menos impregnando nuestras rutinas con este objetivo tan elevado, tan necesario como lo establece Lewis Mumford. La claridad del modelo de negocio que perseguimos, basado en los supuestos de una economía colaborativa, nos exige estar a la altura de la elevada responsabilidad que estamos contrayendo para contribuir, de forma definitiva y en diferentes dimensiones, a la mejora de la sociedad.

Esta serie de rutinas suponen la gestión de unos procesos de negocio que dan consistencia a un universo de redundancias (colaboración en proyectos concretos) entre radicancias (organizaciones), como las definiría Nicolás Bourriaud, con misiones diferenciadas que se van desarrollando en diferentes campos de la economía como son el diseño y la fabricación de muebles, la biomedicina, la inversión en innovación, la puericultura, las tecnologías digitales, … La apuesta es fuerte por aprovechar el apalancamiento de las redes económicas para aumentar el impacto en la misión que perseguimos.

Y estamos ante el umbral de tener la capacidad de ser más prescriptivos en la identificación de problemas a resolver en la sociedad y en la aportación de soluciones que los superen. La combinatoria, como lo definiría Leibniz, iniciada en el sector bio y recientemente en el sector de las tecnologías digitales, enriquecen toda la información sectorial cosechada en las diferentes organizaciones líderes en sus sectores en las que se ha colaborado estos años pasados.

Va a suponer dejar un legado principalmente de una forma de trabajo, de un compromiso con otros y con todos nosotros, un referente para los que vengan detrás, siendo cada vez más conscientes de la trascendencia que tienen nuestras acciones en otros. Va aumentando la carga y al responsabilidad de la tarea. Cerramos un ejercicio 2013 que ha sido significativo para el pasado y el futuro.

La combinatoria.

Continúa, de una forma silenciosa, nuestra tarea de investigación mirando hacia el futuro. Nuestra profundización en los problemas que hay que resolver y experimentando diferentes formas sobre cómo resolverlos, que van quedando implantadas en nuestro modelo de negocio. La presencia en los órganos de gobierno, el market sharing, la consolidación del modelo colaborativo, la orientación de las necesidades del inversor para alinear intereses y la estrategia de alianzas con otras organizaciones, están empezando a dar sus frutos.

El futuro abre nuevas vías como la identificación y desarrollo del hall of fame de líderes sociales que están promoviendo iniciativas disruptivas, o la práctica de la serendipia con organizaciones que lideran la iniciativa en un sector concreto, reinventando las relaciones tradicionales. De esta forma, mapear todos los sectores donde estamos promoviendo un micro-universo de redundancias entre radicancias. Acumular mucha riqueza de visión que apenas podemos mostrar tan pronto como superamos las dificultades de su puesta en práctica.

Así mismo, el impulso organizativo que está viviendo la empresa está provocando un cambio cualitativo requerido por la propia evolución, así mejorando las tecnologías de management que se aplican en el propio modelo, walking the talk. En este año que se acaba, hemos pasado al reparto de las direcciones del negocio en algunas áreas clave del modelo como son la inversión en innovación, el análisis de proyectos, el control de gestión, la gestión de la tecnología y el secretary unit de los órganos de gobierno.

Avanzando también en ser capaces de gestionar los riesgos y los posibles conflictos de interés que se nos presentan, incorporando las mejoras prácticas en el propio modelo.

Fundamental la presencia en los órganos de gobierno.

La convicción de que es fundamental estar presente en los órganos de gobierno de las organizaciones donde estamos colaborando permite participar de su reflexión y toma de decisiones. Estas organizaciones consiguen así perseguir una búsqueda verdaderamente diferenciada.

Estos órganos de Gobierno, que hemos ayudado a desarrollar, nos han permitido crecer con ellos. Además en ellos es posible elevar al nivel de arte, la inteligencia colectiva de una serie de personas con ganas y capacidad. Es el mejor estudio de mercado desde el que empezar. Creemos en la sociedad y en su capacidad de enfrentarse a las dificultades y participar de su futuro. Debemos seguir avanzando mucho más en apoyar la consistencia de esta forma de palanca social mejorando las tecnologías de gestión que se han ido desarrollando en estos años y apoyando el desarrollo de empresas firmes e ilusionadas por enfrentarse al futuro.

De esta forma, estas organizaciones persiguen misiones diferenciadoras que contribuyen de forma contundente a la sociedad. Estas búsquedas han asentado organizaciones con un potencial global de aportar un producto o un servicio diferente a las sociedades en las que lo comercializan. Royo Group, una de ellas con la que acabamos ciclo, recibió este año el Premio Nacional de Internacionalización que confirma las tecnologías de gestión que hemos ido incorporando a las mismas. La iniciativa de potenciar el interim management ha permitido apoyar como consejeros ejecutivos determinadas empresas con problemas. Además dos Associates nuestros se han quedado como directores a tiempo completo, como consecuencia de su actividad de interim. Y como fondo de comercio, la satisfacción de contar ya con unas organizaciones que, de forma recurrente, confían todos los años en nuestra capacidad de ayudarles a ser mayores contribuidores netos a la sociedad.

En particular, las sociedades de inversión promovidas por la empresa para potenciar start ups tecnológicas han vivido un año 2013 de consolidación en su modelo de negocio, de participación en proyectos de dimensión mundial entrando con derecho propio en una conversación global. Es cierto que esta conversación está todavía muy centrada en determinados campos y que deberá consolidarse en ellos al tiempo que abrirse a nuevos campos. Así ha visto la luz la tercera sociedad de inversión, centrada en tecnologías digitales aplicadas a los sectores de salud y ocio. Esta dinámica nos ha permitido acudir a la ampliación de Bioncotech Therapeutics, entrar en el capital de Artax Biopharma radicada en Boston, en una ampliación puente en Nuubo y en Aboattime de Madrid, o en Consultia en Valencia, así como materializar el potencial de una agencia de marketing con dos servi-productos Jugo y Encom.

En contraste, hemos vivido la experiencia de otras que han desaparecido en las aguas turbulentas de los concursos de acreedores, experiencias de las que debemos sacar más aprendizaje que sufrimiento. En especial a nuestros amigos de Colortex, El Caballo y Little Kiss. Y a partir de aquí la ilusión de ver renacer a estos grandes amigos, que se han reinventado y con su esfuerzo son un ejemplo para todos nosotros. Somos más fuertes.

Y por fin se abre la nueva vía de interactuar con un hall of fame de las personas que, con su capacidad y esfuerzo, están liderando organizaciones verdaderamente admirables, que independientemente de su tamaño económico, destacan su tamaño social y de contribución al conjunto de la sociedad.

Market Sharing.

La laboriosa tarea de ir creando relaciones ha sido uno de los grades tesoros creado en estos diez años, provocando una serie de acontecimientos que han permitido el desarrollo del potencial de determinadas personas y organizaciones. Ha sido una manera eficaz y honesta de construir relaciones de confianza que nos permiten ayudar indirectamente a cientos de organizaciones.

Además estas relaciones creadas nos permiten tener una perspectiva global con los ojos de todos estos agentes de la economía global, amigos en un número amplio, que nos convierte en unos privilegiados por poder estar viviendo qué está pasando en el mundo Hoy, para mejor contribuir a las organizaciones con las que colaboramos. En especial han tenido trascendencia en nuestras actividades de este año los mercados de Eslovaquia, Polonia, Estados Unidos, China, México y Colombia.

Y lo que es más importante la tarea de tejer relaciones por el mundo que hacen más consistentes a las organizaciones en las que estamos presentes resulta la base del universo de redundancias que gestionamos. Recientemente, tenemos que agradecer a Alfons Cornella la perspectiva que nos hizo avanzar hacia el market sharing como nueva dimensión a desarrollar en la gestión de las redundancias y que nos va a permitir aumentar los resultados en el futuro próximo.

La tarea exige estar siempre accesibles y abiertos a escuchar al mundo que nos rodea. Es la necesidad de estar sometido a los cambios del entorno.

Talento y modelo colaborativo.

No estaría siendo posible avanzar tanto sin la calidad de las personas que colaboran en nuestro proyecto. Es tan duro el camino que, sólo aquellos que realmente creen, pueden pasar las ingratas pruebas que la misión exige al modelo de negocio. Siempre será poca la gratitud, aunque siempre inferior a la admiración para un grupo de amigos. El tiempo nos tendrá que compensar.

Este año han quedado bien consolidados los advisories en los sectores bio y tecnologias digitales, tras unos cambios en su composición que nos permiten entender mejor las oportunidades y avanzar en tener presencia en algunas empresas referentes en sus sectores.

Esto ha creado las circunstancias de potenciar un modelo mercantil colaborativo que nos debe mantener unidos siempre con el aliciente de la independencia y libertad individual. Un equipo de emprendedores sin miedo a estar asomados a las fronteras de la sociedad con todas sus incertidumbres y oportunidades.

Este año el modelo ha alumbrado las figuras de Partner y Associate, y el role de Director desarrollando dimensiones concretas del modelo organizativo. Y ha extendido la presencia geográfica de colaboradores a Asturias, Sevilla, Murcia, China y México.

Inversión en innovación.

También ha sido un año de cosechar la siembra hecha en los últimos 8 años, de contribuir a la promoción y desarrollo de proyectos colaborativos donde varios agentes se unen en pos de un objetivo común. En concreto, ver florecer a las tres sociedades de inversión que integran a un amplio grupo de inversores de España y de Estados Unidos. Estas sociedades han requerido afirmar su liderazgo por nuestra parte para que estos proyectos complejos tengan su impacto real en la sociedad y no avancen sin objetivo. Ahora lo vemos más claro, y nos permite alcanzar la excelencia en el gobierno de los mismos, mostrando que la economía colaborativa es una realidad más cercana de lo esperado.

Alcanzado el hito del control, nos ha permitido avanzar en las relaciones con los diferentes inversores y socios que se habían sumado al proyecto, construyendo juntos una visión más clara de qué se está consiguiendo y qué oportunidades se abren hacia delante. Superamos ya los 30 inversores. El hito ha sido la madurez de estos inversores y la continuación de su apoyo a la consolidación de los proyectos. Hemos captado más de €1,5Mio este año 2013 para proseguir con las inversiones. Además hemos ido estableciendo relaciones con más coinversores con los que coincidimos de socios en las participadas.

Recordar la desinversión en Acierta, proyecto que fundamos cuando vimos su necesidad en 2004, que nació en 2005 y que se ha desarrollado conforme sus líderes lo han ido haciendo más propio. No todos los proyectos han sido tan exitosos, como el ya nombrado de El Caballo en el que acompañamos junto con la familia de Juan Lladró, a la maravillosa familia Rodríguez de Pineda de Sevilla.

Esta dimensión de inversión ofrece un gran recorrido.

Alianzas la base de la expansión del modelo.

Otro salto cualitativo dado este año, ha sido establecer una serie de alianzas con instituciones y organizaciones. Estos acuerdos han permitido consolidar unas mesas de trabajo desde las que afrontar los retos de las organizaciones en las que estamos presentes, con una mayor capacidad de influencia.

Cerramos el año con nueve alianzas algunas de las cuales ya han dado un resultado claro. KPMG pasa a auditar todas las sociedades de inversión y algunas de las empresas en las que estamos en los órganos de gobierno, Bankinter que nos ha incorporado a su programa de Emprendedores y que ha coinvertido en Jugo, Irycis que ya colabora con Nuubo, Valencia Global que ha apoyado a SFP y a Nuubo, Manuel Pérez Alonso como socio de Imegen, miembro destacado de nuestro advisory bio y presidiendo la AEECT, ESAT apoyando el advisory tecnológico, Vallés apoyando la estrategia legal y fiscal, Enisa con los préstamos participativos a Bioncotech, Canales y Consultia, y Metasbio con la mejora de las Due Dilligence biotech.

Las alianzas nos permiten desarrollar el modelo de organización en todas sus dimensiones, fundamentalmente en la capacidad de ejecutar con excelencia un trabajo que nos pone en un escenario global, la capacidad de apalancamiento financiero, el mayor conocimiento científico apoyándonos en la inteligencia colectiva de quienes mejor conocen las tecnologías y buscando todavía la serendipia de colaboración con otras organizaciones líderes en sus campos que nos permitan aplicar la fuerza de nuestro modelo a la consolidación de nuevos sectores de éxito de la economía Española.

Está todo por hacer.

Vamos a cumplir once años de trayectoria. Estamos involucrados en un número alto de organizaciones que nos exige seguir mejorando, ilusionados porque estamos contribuyendo de una forma definitiva a mejora la sociedad en la que vivimos. Pero, aún con esto, está todo por hacer, porque we are just grasping it.

02/04/2013

Lucenes 33 de la vulnerabilidad a los nuevos problemas

Nuestra inspiración sigue un diálogo abierto con otros entornos sociales, pensadores y artistas que nos ponen a prueba en la práctica diaria con la que seguimos creciendo apoyados en los lectores habituales de nuestras investigaciones. Hay que superar el miedo a la propia vulnerabilidad, inmersos como estamos en una crisis como la actual, siendo consciente que lo grande surge de lo pequeño actuando con humildad, con esperanza y persiguiendo la búsqueda de la verdad. Vivimos una época de desvalorización sin que la dinámica de la vida, nos permita el tiempo necesario de transmisión de los descubrimientos. Esta situación requiere la vuelta a la artesanía de esfuerzos o “radicancias” colectivas cambiando la estrategia de movilización.

La nueva estrategia nos mueve hacia la creación de lugares de intercambio y puntos de encuentro que se conviertan en espacios significativos para el descubrimiento de nuevos problemas. Así, nos enfocamos a generar pequeñas “tribus” de personas que aporten la diversidad necesaria para encontrar nuevas vías, siendo fieles a la función de tribu que les da la utilidad y apoyándose en una tecnología relacional que impulse su desarrollo, apoyándose en la amistad y el afecto a otros. Si se relaciona a estas “tribus” entre ellas con formas de relación que las integren por capas en el contexto del que forma parte, se produce un juego colectivo “estético” que consiste en “radicancia” de las nuevas dimensiones sociales que, basadas en la practica del disenso con el status quo, se independizan del tiempo que viven y desafían al destino que se les había asignado. Estas “tribus” comparten problemas generando, para su resolución, estados de encuentro dentro de una civilización de lo próximo que crea nuevos modelos sociales que actúan como fábricas de transformación para superar los acontecimientos que no avanzan saturados por la crisis.

Esta dinámica facilita la tarea de los “inmigrantes espirituales” dedicados a la creación de una narrativa vital de la que derivan rutinas en forma de actividades. Así, desde la concreción de las relaciones en organizaciones con una misión enriquecida, se generan símbolos que influyen en el crecimiento de la sociedad. Con este impulso como base, el arte de vivir supone el desarrollo de la justicia social con amor y fraternidad siguiendo cambios de lógica que suponen nuevos estilos de vida que se enfrenta a lo que no es posible y al sufrimiento. De esto forma desde la materialización de lo heterogéneo, se extrae lo eterno de lo transitorio.
________________________________________________________________________

La generación de diversidad social.

Claude Levi-Strauss hablaba, en una clase magistral impartida en Japón en sus últimos años de vida, sobre la importancia de los hechos singulares y extraños de los cuales los curiosos observan las diferencias de las propiedades de los sistemas. Igual que en ciertos momentos, sólo eran nobles los hábitos de tiro con arco, de apuntar y entender estos hechos, el ser curioso pasa a ser un arte noble que nos enriquece y nos da esperanza.
Nos enfrentamos a grandes retos como Humanidad que hacen necesario cuestionar los espacios establecidos en la sociedad actual si queremos resolverlos. Uno de ellos es la protección de los recursos naturales, o el cultivo de las no enfermedades por un sano estilo de vida. Hay un objetivo de conciliar a hombre y a naturaleza en un humanismo generalizado que supere la perenne masacre, miseria, desnutrición, contaminación y saqueo de recursos a los que nos sometemos los Humanos. Para enfrentarnos a estos temas, hay que ser conscientes que la sociedad es una reproducción continua que cuenta con reglas, herramientas, instituciones y funciones garantizadas que otorgan a cada uno un lugar en ella; cuando no se tiene ningún lugar, se es un extraño. Coincide con Jacques Rancière en que la audacia supone retar estos espacios establecidos y hacer uso de la escritura y de los medios mecánicos que están disponibles para ejercer un impacto sobre los espacios establecidos.
Es necesario tener una visión simplificada de esta problemática a la que nos enfrentamos para ser capaz de afrontarla. Un sistema como la Humanidad está basado en los lazos personales, por lo que es necesario generar pequeñas tribus sociales capaces de acometer individualmente estos retos. Pero este proceso de cuestionamiento, está condicionado porque cada uno tiene una cierta dimensión para ser capaz de resolver un problema, y es lo que hace que el reto sea más o menos valioso. Las pequeñas comunidades tienen un alto grado de homeostasis, con información accesible a todos, que permiten una relación más auténtica. Pero artificialmente estos hechos no dan pié a epidemias porque el crecimiento vírico del reto necesita un tamaña mínimo (100K) que hay que alcanzar primero. Por otro lado, estos retos le dan más importancia si cabe al funcionamiento del espíritu humano en situaciones diversas.
La antropología como ciencia de la cultura nos ayuda a entender que una red social es una tribu sobre una tecnología que facilita su interacción. En estos tiempos, se repite la creación de tribus en diferentes aspectos concretos de la vida, que contrastan con que grandes espacios son compartidos por toda la sociedad sin reduccionismo. Uchi en Japonés significa dentro, casa, nosotros, familia, grupo y empresa, y se trata de un término muy adecuado para referirnos a lo que ocurre con estas tribus emergentes. Dentro de una tribu surgen nuevas categorías mentales, nociones de espacio y de tiempo diferentes por oposición y contradicción que caracterizan el sistema creado. Si bien se sufre con la tribu cierta pérdida de autonomía y debilitamiento interno, por otro lado le otorgan a cada persona una significación para la conciencia individual (una narrativa), que apoya un significado para la búsqueda de una estética personal.
Toda tribu pequeña conforme supera cierto grado de complejidad puede alcanzar un nivel diferente condicionada por sus parámetros internos, y que si alcanza un nivel de utilidad para el resto de la sociedad superior a un determinado umbral, es institucionalizado y reconocido por el resto de la sociedad. La tribu institucionalizada se convierte en parte de la sociedad en la cual, como comunidad más grande, priman los códigos y enlaces complejos e inauténticos, exigidos por la necesidad de institucionalización.
En estas comunidades grandes, bajo los códigos establecidos, hace falta comunicarse humanamente y para bien sirve la técnica del extrañamiento que permite comprenderse por reflexión contra otros modos de conocimiento. Otra técnica supone inspirarnos en la humildad permanentemente como fuente de sabiduría. Otros sistemas son posibles dentro de la misma sociedad alcanzando un punto óptimo de diversidad. Estas técnicas por contraste nos muestran en este proceso la importancia del imaginario, de las creencias, ilusiones y ritos que son los acicates que crean las condiciones de existencia. Hay que enfrentarse al imaginario para poder afrontar una ruptura total con el pasado, teniendo a favor el divorcio entre datos sensibles y abstracción. Las nuevas tribus regeneran el imaginario.
Necesitamos autoestima para dejarnos llevar por este imaginario nuevo. Debemos de provocar la generación de nuevas tribus que sean la fuente de que cierta diversidad que por las diferencias situadas en ejes distintos de lógica a los que cada uno da mucha importancia, hagan que el conjunto siga siendo viable. Lo colaborativo de donde surjan estas nuevas tribus requiere tiempo de maceración y autenticidad, de cada uno, de fabricar homeostasis, ser muy buenos y exigentes con lo que se hace, dar lo que se da y no más para no desgastarse y des naturalizarse. Se genera con este nurturizado mecanismos de filiación que siguen la lógica interna de cada tribu. Conforme se va consolidando la tribu se va adquiriendo prestigio y se contribuye al bien de la comunidad, con una mentalidad productivista, pero sin caer en que exista forma única de actividad económica. Es un grito de esperanza a que se puede innovar. Es como si el movimiento hippie marxilizado haya sido superado por otro movimiento social de cambio. Social – Change Sourcing.
La cohesión y la armonía social están hechas para durar porque al final hay poca entropía histórica. Impera la lógica de las cualidades sensibles por las cuales la cultura fabrica orden en base a un conjunto de relaciones que perduran. Nuestra sociedad actual fabrica entropía a partir de las nuevas relaciones que muestra su coherencia cuando son puestos los hombres en relación. Así la Historia es como un mito que reescribe la coherencia de los hechos, donde el vencedor reescribe la historia, con sus propios prejuicios y aspiraciones. En la empresa es el modelo de negocio el que se encarga de evolucionar reescribiendo la lógica interna, su narrativa.
En este contexto institucionalizado en el que vive la sociedad, incluso con su capacidad de generar diversidad, la capacidad de mutación genética que reside debajo de cada nueva tribu, comparativamente con otras especies, es muy rápida. La preferencia cultural viene caracterizada por determinados rasgos genéricos que en parte depende de la evolución cultural, como dicen Mumford y hasta Punset, y que llevan a adoptar opciones en las que seleccionamos determinados aspectos del modelo mental que reflejen muy bien algo concreto. No es un progreso lineal sino de desarrollo de aspectos concretos, saltos, brincos, mutaciones y cambios de orientación, que por suerte, podrían ser acumulativas. La propia narrativa de la tribu depende del sistema de referencia que tiene una manera particular de resolver los problemas con un proceso de apertura y cierre, antirrigidez y rigidez. Cuando el cambio está en marcha, todavía perdura en silencio un tiempo antes de ser institucionalizado. Aquí reside una de las oportunidades para la evolución de la sociedad. Veamos cómo enfocan otros esta dinámica.

Plasticidad de la integración.

The wright experience describe la obra y filosofía de Frank Lloyd Wright que habla de la ingenuidad de lo orgánico, donde el regalo más grande que puede recibir un hombre es su visión, que supone tener un amplio rango de perspectivas. Era hijo de un predicador, y esto le dio fundamento para exigirse la claridad de la búsqueda de la integración con la naturaleza, alcanzando la convicción por la que un buen plan debe ser orgánico y completo. Así acudía a los bosques y a los campos a encontrar esquemas de colores y a aprender a integrar todos los elementos en un entorno total.
El ritmo de la vida nos roba tiempo de meditación, reflexión, imaginativa y proyección y hay que recuperarlo. Lo profundo viene que la verdad es la vida, lo mismo que veremos de Benedicto XVI más adelante. Fomentando a los pensadores creativos independientes genera una escuela para lograr la estabilidad a través de una vida más productiva y creativa. Permite alcanzar una perspectiva fresca, con una armonía simple, quieta y tranquila, siguiendo la plasticidad de los entornos con sus propios deseos, trabajando desde su principio espiritual.
Muy inspirado por Emerson y Thoreau que han inspirado a toda una generación de Americanos, alcanza un sistema de diseño modular a lo Mandelbroot. Elimina las habitaciones inútiles y la decoración, rompiendo la caja que era la vivienda hasta ese momento y dando una continuidad espacial, tal que la forma y la función son una, lo cual lleva a rediseñar el espacio y la forma de acuerdo a los requerimientos prácticos de la vida diaria. Dejarse llevar por la plasticidad y continuidad del espacio y la estructura. El diseño no debe competir con la naturaleza sino que debe complementarla, por lo que usa las líneas horizontales porque hacen que la casa pertenezca al suelo. Así diseña a varios niveles, usando una matriz compleja en todas las dimensiones, orgánica, que le permite diseñar difusamente capas para crear una superficie con texturas.

Buscadores humildes de la verdad.

Benedicto XVI presenta la llegada de Cristo como la culminación de los 12 periodos apocalípticos que personifica un nuevo modo de ser persona humana y hombre justo que inicia un periodo. Surge entre los pobres, bajo la oscuridad de la cruz, y es capaz de personificar este cambio liderando todo su potencial actuando desde la humildad y con la esperanza permanente. Viene en misión divina elige a María para el materializar el misterio de bajar a la tierra, con dos mensajes, el alégrate llena de gracia y el no temas porque se quedó sola, participando del ciclo de los eones, y confirmando el poder del destino. Elige una ciudad de donde era el Rey David, Belén. Los magos persas actúan con libertad y no tienen compromisos que los ciegan, influenciados por pensamientos filosóficos de los que vienen los filósofos griegos, son capaces de comprender la totalidad, fieles buscadores de la verdad, igual que menciona Mumford, y traen regalos adecuados a su dignidad, oro realeza, incienso hijo de Dios y mirra pasión. Se trata de un mensaje de universalidad, confirmado por la variedad de ejemplos de los exegetas. Produce agitación, preocupación y temor en el establishment, conocedores que lo que es grande nace de lo que es pequeño e insignificante y trae un mensaje que es paradójico para el mundo de ese momento, y es que importa el corazón que viene a dar plenitud. La dinámica de esencia en lo ínfimo nos abre los ojos a la esperanza de enfrentarnos a los problemas del entorno.

La necesidad ética del disenso estético en los tiempos que corren.

Jacques Ranciere habla en El malestar en la estética, que la estética es esencialmente revolución en cuanto auto determinación, pero que exige una mirada y un pensamiento que lo identifique en un proceso de diferenciación. La forma de determinación o mimesis que identifica cada estética se caracteriza por la poiesis o forma de hacer que tiene y por la asthesis o forma de ser que deriva de ella. La poiesis son los ritos que sigue. La asthesis es la simbología que representa. Son los criterios estéticos de Borriaud.
Cada uno vive según una estética que le permite individualizarse en un desplazamiento en las maneras de ser sensible. Se comporta de acuerdo a una estética vital caracterizada por un sensorium específico sobre el orden social por el cual hay cosas de la vida que a uno le encajan o no. Así se genera una experiencia de ruidos y acontecimientos específicos que son una potencia singular de presencia y que si se percibe como nomos nos transforma. Se trata de un régimen específico de identificación, un juego que convierte al ser humano en tal, en la libertad del juego de la vida, una autonomía del juego sensible, que determina el cómo y actúa de push, generando una nueva topografía de las relaciones comunes. Su pureza es que actúa como meta política que cambia la escena, supone un desplazamiento al inframundo de lo no conocido. Logrado se convierte en un símbolo pull de inspiración de otros.
Los espectadores vivimos nuestra estética pero no dejamos de sentirnos atraídos por estéticas que no son la nuestra, cambiando en este proceso. Es una transformación social donde nos influimos unos a otros. Actuamos como pull con los símbolos de una estética vivida, micro-política que reconfigura material y simbólicamente el territorio común de funciones, espacio y tiempo, dentro de un reparto de lo sensible, de la creación de disensos, desde un sensorium diferente. Así el arte de vivir va por delante de la revolución, popularizado porque cada uno somos artista de nuestra vida, y donde se genera un juego colectivo que es obra de la comunidad viviente, a partir del espíritu conquistador y de la propia autonomía de nuevos territorios estéticos. Es push en cuanto supone fundirse en el acto, convirtiendo la apariencia en realidad y en símbolo a utilizar, sustitutivo de la ancestral mitología porque actúa como pull en la meta-política. No reconciliado en forma con lo que debería ser, se convierte en posibilidad por su pureza, testimonio, visibilidad y discursividad, tensión que le impulsa hacia la vida con el extrañamiento del sin sentido y el cambio de lógica, surreal desde la perspectiva modernista. Progresivamente, las conexiones creadas provocan su inteligibilidad, le dan legitimidad a su sentido, en un proceso que genera tensión entre el sinsentido y el sentido, en la permeabilidad de las fronteras, pero que finalmente resuelve un problema muy común que le certifica un valor de utilidad.
Este juego se convierte en un consumo acelerado de signos, estableciendo un sentido de protocolo de la lectura de los mismos que genera una historia común de co-presencia que liga elementos heterogéneos y cruza fronteras borrosas, produciendo el deslizamiento de toda frontera. El nuevo mundo consiste en pasar, la radicancia, produciendo deslizamientos de la desaparición, agotando la herencia y haciendo cosas desde la esencia para recrearlas. Esta dinámica crea un entorno que enturbia las fronteras, exige suscitar el coraje del pensamiento y apoyarse en las instituciones para que una sociedad muestre toda su fuerza o que sino quede desplazada. El posmodernismo es la constatación desencantada de la inconsistencia del modernismo, deslegitimando al des-legitimador. La abolición de las fronteras hace que “no hay fuera”, sino que descubre un mundo escondido debajo de otro transformado en vida, esto es lo más energético, objetos opuestos al sistema mercantilista.
Así separa lo eterno de la forma, lo encuentra en la heteronimia de la des-identificación, alcanzando una identificación estética del pasaje de la verdad. Se convierte en la práctica del disenso con un libre acuerdo del entendimiento o la imaginación, promoviendo el sensorium de excepción, que alcanza la significación política con la neutralización de cómo se ejercen los poderes que supone una meta-política que transforma la realidad. Es un signo atrapado en la resistencia. El posmodernismo como desplazamiento individual y como significante político, estertor del modernismo, aboga por la separación, desde la extrañeza estética y la heteronimia, generando un choque, provocado por la alienación insoportable del modernismo. Se trata de un giro hacia la ética de la estética, y Ranciere hace uso del cine que muestra la estructura de funcionamiento de este proceso. Esta extrema libertad va a exigir una enorme responsabilidad hacia el desarrollo de la sociedad, que eleva la trascendencia de una misión vital o narrativa que busca Sennett en la debacle del mundo modernista.
Este giro es más trascendental para los tiempos actuales porque el modernismo ha buscado el consenso como forma de organización que elude el disenso. En la discusión moral surge el consenso que se convierte en una ética en la que el excluido queda fuera y deja una única forma de ver las cosas. Sólo una mano caritativa permite reestablecer un lazo social, siendo que la ética se convierte en lo humanitario y la justicia. La Iglesia se enfrenta precisamente en un momento de superar este estado pusilánime de las cosas, denominado estado monárquico por Mumford. La caída del Muro de Berlín rompe un equilibrio de medio siglo que se había aprovechado del fin de las colonias para alargarlas por razones políticas, que trata de hacer perdurar la existencia de la seguridad de una comunidad de hecho que defina una guerra sin fin contra el terror, sin distinguir hecho y de derecho. Ambos generan hechos específicos como disenso y sujetos políticos, conflictos estéticos y guerras de religión. Este giro ético donde realizar el futuro se convierte en servidor de la catástrofe, bajo un destino ontológico del rencor, identificando especímenes de la humanidad, monstruos y desechos, representa la excepcional. Se radicaliza el orden consensual de nuestras sociedades con sensación de cumplimiento del tiempo.
Siguiendo un modelo heterodoxo, nos sometemos a una realidad en la que estamos discrepando y somos señalados como incalificables por lo tanto no objetos de apoyo. Sin embargo, el aumento del valor de utilidad por encima de determinado umbral nos institucionaliza en relaciones con agentes pertenecientes al sistema, haciendo grande una obra que funciona con una lógica diferente. Se produce el acto de meta política, no per se, sino por que la misión se materializa en resultados concretos.

La comunidad en red, una nueva forma de interacción.

Richard Sennett afirma que vivimos un capitalismo flexible caracterizado por la agilidad y el cambio, lleno de riesgos y desvíos que deviene en un régimen de poder ilegible que provoca la pérdida de las narrativas vitales. Antes, en el siglo XX, el tiempo era lineal, los resultados acumulativos, que permitía el diseño de un relato de vida, creando el propio mito a partir de las estructuras estables de las que se participaba. Durante la Historia ha habido seguro muchos momentos donde se perdían las narrativas vitales, y de hecho posiblemente la vida sea una conversación permanente entre la pérdida y recuperación de la narrativa. Luego esta situación es la real de la vida, en la que se pierden las relaciones y nos quedamos sin testigos de nuestras vidas lo cual supone un drama con repercusiones sobre nuestro carácter, deseos, sentimientos y relaciones, con pérdida de la lealtad y el compromiso al entorno, dejando de ser duradera cualquier iniciativa y con un objetivo a L/P y rompiendo la flecha del tiempo con la falta de relaciones humanas sostenidas y falta de propósitos duraderos. En el trabajo en equipo de Hoy Sennett se queda en la superficie. Se produce una brecha global provocada por las tecnologías que trae nuevas maneras de organizar el tiempo, donde nada es aparentemente a L/P sino todo son proyectos y campos de trabajo para redes de personas que redefinen constantemente su estructura por azar variable, que obliga a trabajar en el exterior de la organización, con desapego y con coordinación, de forma superficial, y mostrando cómo el capitalismo tardío supera la dialéctica marxista para adentrarse no se sabe muy bien dónde.
Este tiempo ha independizado donde está uno y, si bien, el carácter viene de las relaciones duraderas y de los vínculos de confianza y compromiso, con cambios e improvisación se desmorona y exige la lealtad como base del compromiso y de la relación nueva a L/P, volviendo a primar así la amistad, la obligación, la honradez y el compromiso. Todo imaginar requiere compartir las cosas, compartir iniciativas une, asienta conexiones dentro de un archipiélago de actividades interrelacionadas, con la especialización de cualquier isla, pero con el trabajo integrado. Surge la especialización flexible con cambios rápidos de producción, islotes de producción especializada, reprogramación y comunicación instantánea.
Es un momento paradójico. Sube la acción cotizada sólo porque el mercado percibe bien el cambio y nos indica cómo el mercado secundario que reacciona a la simbología más que a los hechos, tiene un peso evidente sobre la realidad y deja de ser secundario para convertirse en un condicionador de la realidad. Esto con el terciario y los derivados ha sido evidente porque ha generado la burbuja. El reengineering y la tecnología han reducido la productividad pero sin embargo realimentan el mercado bursátil por eso tienen sentido. En Israel sube la bolsa cuando se intensifica el conflicto con Palestina, porque se realimenta el potencial de una sociedad bélica. Se genera una corte de capitalismo mundial lleno de arrivistas, los ejecutivos de grandes firmas y la aristocracia tecnológica. La izquierda se desmorona, porque ha dado más importancia a las palabras que a los hechos, que Ranciere identifica como el vacío de realidad de las palabras abstractas, por eso no ha existido un equilibrio suficiente de la deriva del capitalismo global. El capitalismo flexible tiene sus propias reglas dinámicas de funcionamiento. Los nuevos conocedores de la dinámica muestran síntomas concretos de pertenencia a una clase, los mercenarios que hemos llamado en Lucenes anteriores. Se produce una migración de riqueza de la clase media a los propietarios de los bienes de capital y la aristocracia tecnológica. Luego surge una forma de organización que tiene sus propias reglas que nadie domina pero sí que hay muchos que influyen. Es un oximodón con la concentración de poder sin centralizar, uno decide lo que hacen los demás, aunque esto le pasa al que no tira en ninguna dirección, por lo que esta reflexión de Sennett parece más un resto de análisis Marxista.
Ser un observador tiene así un coste de oportunidad, que es el mal descrito por Sennett. El mundo actual requiere que todos tengan una chispa de actividad y que tiren de la red, con reinvención discontinua de la burocracia, con horario flexible. Como dice Ranciére anteriormente. Si reducimos la dificultad y la resistencia se genera una actitud apática e indiferente. La dificultad viene de asumir riesgos, porque te lleva a la profundidad de los temas, diferenciando bien entre la superficie y la profundidad, se recarga la energía, y se aprovecha que la vida sea principalmente casual, y esto ocurre cuando salimos a tomar riesgos. Desafiar al destino es el nuevo destino, y así viviendo el tiempo espontáneo se abren espacios a nuevos espacios, giros impredecibles, con voluntad y siguiendo los dictados de la conciencia para romper la jaula de hierro humana de la rutina probando alternativas, aunque no haya todavía sensación de meta relato que apacigüe el carácter. Nuestra impulsividad requiere tener flexibilidad como el bambú, para aprovechar la libertad humana con adaptabilidad porque según quién lo ve de una manera. Vivimos así un cambio continuo dentro de un continuum con nuevas estructuras de poder. Muy surreal todo esto. Desapego, red de posibilidades, tolerancia a la fragmentación, experimentos, pasos en falso, contradicciones, mundo tecnológico y movimiento en el desorden, con ambigüedad e incertidumbre. Siguiendo brechas, desvíos e intermediarios, se facilita la movilidad en este aparente caos, generando el relato en sí aprovechando oportunidades no previstas por otros, ranuras que esconden oportunidades, agujeros estructurales y caminos más fluidos e institucionalizados, porque riesgo y carácter van juntos. Este el nuevo relato vital hacia el que nos movemos y que hace de nuevo a la sociedad altamente injusta por la incapacidad individual para subsistir en esta dinámica.
Así crear arte de vivir se convierte en un ejercicio colectivo de búsqueda de ritos de creación de rutinas prácticas que devienen en símbolos manejados. Ha dado resultados la búsqueda de modelos sociales de relación inspirados en otros que lo han experimentado en otras áreas de la vida, las mesetas radicantes que han progresado hasta devenir en símbolos a seguir, más efectivos para construir lo que decimos siendo muestras de cómo seguir avanzando. El cambio se produce con el control de esta búsqueda que domina sobre el propio trabajo, con solidaridad y sentimiento moral buscando la justicia y la transparencia en las relaciones, liderando un grupo de profesionales ofrecido como un todo que exige un cambio en la naturaleza de la relación para que se confíe en este tipo de conocimiento restringido y destinado a cosas concretas.
Lo nuevo requiere un enfoque fresco. Los jóvenes se van radicando detrás de oportunidades que evita que se aíslen en el modelo colaborativo, sino que reconstruyen sus entornos relacionados, porque el que quiera que se asocie. No dejar que nada se te pegue que pueda generar confusiones de carácter en un mundo flexible (rigideces), en el que se pierde la nueva naturaleza narrativa radicante. La evolución va exigiendo que en un mundo colaborativo, cada meseta tenga su narrativa para lograr, como fruto de su experiencia, de parte del poder de influencia sobre el sistema. Hacer un uso auto-disciplinado del tiempo, aprensión al caos interno y externo, el carácter debe creer. Vuelve el estoicismo, es el esfuerzo de Mumford en el campo, porque te enfrentas al infinito indefinido para el que no sirven las recetas y exige superar la soberbia de planificar la existencia con una narrativa vital. Las personas que colaboran deben tener un cierto perfil o carácter.
La no narrativa y aparente no cohesión del mundo actual donde no sirve la experiencia anterior, por miedo a compartir, que hace que no fluya, y se acomoda en el hipertexto poniendo máscaras de la cooperatividad, donde no hay autoridad ni responsabilidad, hace que se evite la oposición y la confrontación. Sennett hace una descripción de un estado pasajero de aquello que sustituye a la empresa burocrática. Pero en lo nuevo hay mucho más. Se vuelve a la amistad y al trust como alternativa al desmoronamiento de las relaciones. Aparece la luz del Best in one de trabajo en equipo y a profundizar en entender qué significa el trabajo colaborativo, su ética del trabajo, su espera que requiere formas de organización de esfuerzo duraderas orientadas a tareas de una forma flexible, donde el trabajo especializado se combina con el de otros especialistas, donde no se admiten los especialistas no proactivos porque hacen fluir una comercialización superficial que no establece relaciones estables, donde el (los) líder (es) es (son) facilitador (es) y mediador (es), todo vuelve a ser a L/P paradójicamente superando la ficción del L/P modernista que empobrecía mientras éste enriquece, y aunque en el trabajo por proyectos se dé poca formación a destiempo y desacertadamente, la formación deviene de la propia radicancia convirtiendo la experiencia profesional en puro aprendizaje, una formación total. Así el mundo sigue funcionando con las nuevas instituciones. Aparece el poder sin autoridad, haciendo que ya no hay con quien justificarse, sino que la autoridad real se vuelve a ejercer desde la responsabilidad que deviene en nuevo poder, que hace que la lealtad y confianza requieran más tiempo, teniendo que cambiar las narrativas para dar claridad al proceso de socialización.
Así todos somos inmigrantes espirituales, una narrativa de búsqueda que dé continuidad y finalidad. La carrera es lo que crea el carácter, se abre al talento, teniendo que surgir una nueva “clase media” que supere el fracaso del desplazado y que desde un inicio sean inadaptados en la vida burocrática, y que entienda que verle un sentido pasa a ser la clave. Esto es parte de la debacle de Occidente que no ha encontrado una narrativa sustitutiva genérica. En España llegamos tarde como siempre en los últimos siglos. IBM perdió el itinerario que ganaban los ordenadores personales, como consecuencia de un deterioro de la estrategia interna. Cuando la misión pierde la búsqueda de una necesidad latente, se pierde el espíritu de arriesgarse más porque hay que equivocarse, ajeno a lo que puede ocurrir, miedo a hacer seguido este camino. Tenemos miedo a desear hacia atrás. Este deterioro se conoce porque “todo se ve venir en la empresa” porque las debilidades internas conviven con nosotros. Pierdes el sentido de lo que eres. Cuando vienen las crisis sólo te quedan los amigos. Gobernarse uno mismo, la narrativa propia es un collage, flujo de la experiencia ordinaria, que no deja de devenir, cuesta incorporarse a la narrativa propia, la narrativa reside en la forma de vida, por eso hablamos del arte de vivir. Así se construye un sentido de continuidad y sentido más pleno de carácter, poniendo a funcionar las libertades contra las exigencias del lugar.
En realidad no depende de las relaciones creadas, sino del apego o afecto personal con lo externo que establece una geografía social y cultural de las dimensiones del lugar. Así sirve a la comunidad recuperando el valor del lugar que convierte las creencias compartidas en prácticas concretas y en rituales de la vida diaria, que serán los generadores de los símbolos que comunicaran con el sistema amplio de la sociedad. Muy importante el nosotros porque la dependencia mutua genera vínculos de confianza donde la fe en los demás requiere menos miedo a la propia vulnerabilidad, construyendo un destino compartido a través de los rituales haciendo de la comunidad como un proceso en desarrollo donde el conflicto se puede aprovechar para mejorar la comunicación como narrativa compartida de dificultad, coherencia en el tiempo, conexión con el mundo, ser necesario y sentirse necesario. Todo razones para cuidarse entre sí, con afecto.
Contribuir a construir arte de vivir, descubriendo el cómo, el modelo, tejiendo la red social con el nurturing de líderes, la radicancia de las mesetas con una presencia que impulse una misión, el equipo con un modelo colaborativo sostenible donde Best in One es un grupo de profesionales con mucha experiencia asociados de una forma clara y la radicancia del universo de mesetas. Somos impulsores.

Encontrando el sentido de la vida en el propio arte de vivirla.

La creación del universo vislumbra algo de la sabiduría de Dios, porque la ley de Dios es la medida intrínseca de su naturaleza. Todos queremos vivir, Benedicto XVI habla de arte de vivir afirmando que la meta de la vida es la vida eterna en esa creación universal que es la naturaleza. Para lo cual pide apoyar el desarrollo de la justicia que supone dar a cada uno lo que le corresponde y contribuir así a la razón de la Humanidad en este mundo enfrentándose de una forma activa con los problemas de la sociedad actual como el sufrimiento de los hombres, las riquezas que no adornan la conciencia y la violencia que frena el desarrollo auténtico del hombre (igual que Mumford). Tener la esperanza de la salvación del mundo, ser testimonio de la palabra de este arte de vivir, no mirar los propios intereses, porque hemos recibido tanto que debemos devolverlo con justicia y trabajar hacia una rutina coherente con estos mensajes que da resultados y que genera impulso.
El amor es lo que determina si hay que hacer o no, cambiar o no cambiar. Lo más grande que hay en la vida, Dios, amor y verdad es gratuito. Dios está detrás de todos los bienes, verdades y bellezas admirables y se le encuentra en aquellos que representan su mensaje y en la comunidad con los demás. Conseguir resonar en nuestra vida un modo de vida que representa todo esto, hará que la fraternidad con otros traiga paz y justicia, exigiendo desprenderse de todo lo material, actuando con humildad y obediencia a la cruz, viviendo con los mismos sentimientos que Cristo, construyendo una comunidad de voluntarios, porque una sociedad es tanto como el compromiso de todos sus miembros. La transparencia de nuestro modelo requiere un departamento de justicia interno que asegure el espíritu equitativo en nuestra forma de actuar. Cristo es un ejemplo que en vida nos indica el camino con autoridad dando un único criterio válido para nuestra vida con las claves de orientación a la vida y al cambio interior. La sabiduría es la gratuidad del amor, de dar y amar que da una fuerza creadora que es todo el mensaje necesario para un itinerario que nos une en la libertad y respeto mutuo. Este sacrificio es hacer sagrado, transfiguración diaria y en todos los aspectos de la vida, contando con apoyo en el camino hablando con el silencio, acercándose la debilidad y la humildad, aunque sea también necesaria la predicación, siguiendo el cambio de lógica con el uso de la fuerza del símbolo creado. Como en el cultivo del nurturing, evolucionar al juego colectivo de involucrarlos. El pan partido es símbolo de ayuda a los demás, y sabemos que el símbolo pasa a ser instrumento. La esperanza, el amor y la no violencia dan fuerza a los débiles, superando las divisiones y venciendo el odio. Al contrario el círculo vicioso de la violencia no tendría fin, con sus mentiras ocultas y egoísmo.
Nueva sabia ignorancia da una lógica diferente (desde fuera) que abre nuevas posibilidades al escoger lo débil para confundir al fuerte renunciando a toda superioridad. Aceptar el rechazo para lograr el desapego que permite la libertad respecto a las cosas materiales y a las cualidades personales, establece un materialismo y humanismo enfrentados, que exige la renovación para recuperar el dinamismo de la vida, evitar la rigidez y tomando las tinieblas como luz. Es necesario compartir, porque no vivimos para nosotros, el acumular lleva a la soledad. Es una nueva evangelización donde el amor es la fuerza purificadora que exige ver con el corazón con verdadero amor y auténtica felicidad, de estar juntos para vivir con justicia, verdad, misericordia, perdón y amor. Ganarse así el don que permite ayudar a construir un mundo más luminoso y humano, pleno de esperanza, donde el aprendizaje continuo a partir del ejercicio práctico de la esperanza haga que todo se torna sencillo. Así la Fe se transforme en vida, bebiendo de la propia humanidad, comunicando un mensaje eterno en el mensaje actual, humilde en la inmensidad del ser. Toda reforma supone un redescubrimiento, en este caso de la Fe.
Ser muy personal y cercano, cargado de paciencia, esperanza y desbordante de alegría, viviendo con la caridad siguiendo a cristo que es amor y humildad, renunciando a lo material, para llevar amor y ayudar a los que sufren. Lo material es acumulativo, lo moral no, cada generación debe adaptar lo moral a los tiempos aprovechando las lecciones del pasado y adaptándolas al futuro. La resurrección es la piedra angular de esta entrega total reflejada en la cruz, o la reencarnación para otros, sino no tiene sentido nada. Vuelta a la creación del mundo. Se convierte en un estilo de vida, de equilibrio y destino confiado, que exige comprender para crecer, con voluntad siguiendo un itinerario intelectual y espiritual, apoyado en el espíritu santo a partir del que se entiende, porque está arraigado y edificado y es firme. Porque las obras sólo son justas si se hacen desde la Fe, que ayuda a fiarse sin comprender y es la que transforma el mundo en silencio, poner sus manos en nuestro destino, que lo potencia en algo infinito y lo convierte en un horizonte magnífico. La oración (el carácter de Mumford) mantiene la calma en este camino, respecto a convivir con la ansiedad del alma como recuerda Mumford. Resuena Sennett en su visión sociológico de la vida actual que nos toca vivir. La rutina genera carácter, curioso que surja la simbología del carácter, que es el último responsable de responderse a uno mismo y a los demás.
Enfrentarse al límite de qué no es posible del hombre. Ante la arbitrariedad del hombre y la postura del buscador filósofo, que entiende y admira en cierta forma este camino, pero cree que no es viable, hay que mantener el silencio, el respeto a su duda, y dar amor sin poder, don que nos hace vivir y soportar el sufrimiento que es la base del amar. No dudar del valor de la persona, del significado mismo de la verdad y del bien, de la bondad de la vida. De aquí hay un paso a una gran admiración por la ciencia, que sin embargo no ha impedido que perduren las desigualdades, injusticia e infelicidad, amenazas todas de integridad física y moral, que nos exigen un compromiso activo con el arte de vivir. La redención de un mundo diferente y mejor como factor de esperanza que cambia la vida, hay que ir construyéndolo con voluntad, racionalidad y moderación para llegar a soluciones equitativas que integren lo diferente bien buscando la dignidad y lo solidario, con acogida y servicio recíproco, verdad, justicia y amor trabajando hacia comunidades unidas y abiertas, de hermandad y perdón. Paz porque la acogida del otro es imprescindible.
El sufrimiento es espacio de aprendizaje de la esperanza, en el que hay que apoyarse en la preferencia del bien a la comodidad, pasa a ser una medida de la grandeza, de sufrir con y para el otro, que ayuda a construir el itinerario a la vida verdadera, el arte de vivir, siguiendo una peregrinación terrena. Aceptar la tribulación que cura al hombre, madurar en ella y encontrar en ella un sentido. El más excelente de todos los bienes, penitencia y ayuno permite enfrentarse a los desafíos que hay por delante. La oración es esperanza, purificación interior para servir a los demás, ayuda al ejercicio del deseo que ensancha el alma para que abarque el don. Sentirse orientados hacia lo que está por delante, que supone esa sensación que está todo por hacer, porque la vida humana es bella y debe vivirse en plenitud disfrutando cada momento. El espíritu santo es un don de sabiduría, profecía y santidad que genera carisma. Vivimos tiempos de cambios profundos y rápidos que requieren formación humana, espiritual e intelectual. El sufrimiento es escuela de carisma, valentía y creatividad ante los desafíos del hedonismo, dinero, individualismo y relativismo.
El mundo actual requiere construir oasis de contemplación, escuelas de oración de educación en la fe y acompañamiento espiritual donde aprender a ser silencioso, activo y creativo, ganando autoridad, con el discernimiento que permite retener lo que es bueno, y por la entrega a los demás, capacidad de escuchar y amar. Alumnos de vida espiritual, buscador de Dios (la verdad y su reflejo en el mundo natural), reconocimiento de la miseria para identificar y luchar con las injusticias. Estos oasis muestran el carácter relacional del arte de vivir, que nos orientan a la iglesia local y a las comunidades fraternales que articulan el mundo (las organizaciones sociales del tipo que sean), permite dinamizar cambios en las relaciones humanas. La caridad en la verdad es más eficaz cuanto más se trabaja, permite que a través de la acción, Dios tenga un sitio en la sociedad, enfrentándose a las desigualdades clamorosas, como el hambre, la seguridad y la justicia, medio ambiente y renovación moral, potenciando el desarrollo agrícola, el papel de los estados, con gratuidad y don, desarrollando un estilo de vida diferente de interacción fraterna.
Reenfocar el Best in one orientado a la gestión del universo de mesetas, tejer las joint ventures sobre mesetas, no tanto sobre el individuo sino sobre el universo. No nos ofrecemos a los líderes sociales sino ¿cómo servimos a las mesetas? o ¿cómo construimos algo junto a las mesetas? Construir una sociedad de paz y armonía, respeto por la vida y la dignidad de la persona, donde se impongan los derechos de todas las personas, sobre una base moral objetiva, educados en la verdad, favoreciendo la reconciliación, el diálogo sincero y veraz. Así superar la retorcidísima y enredadísima complicación de nudos, renunciando a sí mismos, un gran sí todos los días con sacrificio trabajando en las micro- relaciones y macro – relaciones sociales. Mantener un horizonte humano y universal, que dé valor y sustancia de las cosas, que permita construir una buena sociedad y un desarrollo humano integral. La caridad es el mayor don, relacionado con la verdad, que hay que autentificar y persuadir en la concreción de la vida social, diálogo entre saberes y operatividad, aunque supone un fatigoso trabajo, superarlo con alegría, valentía y esperanza siguiendo el itinerario de la vida. El mal es la injusticia.
El futuro de la humanidad se fragua en la familia donde se aprende de valores y exigencias, y se encuentra la identidad y la misión, qué y para qué sirve todo. Los hijos son la mayor riqueza y el bien más preciado. Fruto del matrimonio, modelo insustituible para el bien común de la humanidad, un bien precioso, un consorcio para toda la vida de exclusividad, fidelidad, permanencia, apertura, realización humana y espiritual. Educar con sabiduría y dulzura la capacidad de discernimiento.
Mirar hacia un horizonte más alto y más vasto, de cumplimiento profesional y vida familiar ejemplar. Gestos de amor permanentes en ser comprensivo, servicial, no envidia, no presume, no se engríe, no mal educado, no egoísta, no se irrita, no lleva cuentas, no se resigna de la injusticia, goza con la verdad, disculpa sin límites, cree sin límites, aguanta sin límites. Revisar en profundidad la propia vida, no detenernos superficialmente ante el valor del instante que pasa, sino vivir en profundidad porque cada momento de nuestra existencia es importante, nos aporta criterio de justicia, valores determinados, puntos de interés, líneas de pensamiento, fuentes inspiradoras, modelos de vida. Nos ayuda con nuestro compromiso en el mundo, justicia, rectitud, reconciliación y paz. Trabajar por un mundo justo y habitable, bien de todos y dignidad de la persona. El amor que siempre necesita el hombre se da de forma gratuita, no se impone, se habla en silencio con el ejemplo. El arte habla de Dios, de la belleza inmutable. Para no caer en la desesperanza, une a las generaciones en la admiración, esencial en la búsqueda de sentido de estar en el mundo. De aquí el aspecto esencial de una misión enriquecida. El don de la existencia, nos debe guiar con esperanza y alegría, con deseo de amar, de la atracción por el misterio de la vida, buscando un horizonte que siempre supera el presente. Los artistas son puentes entre la tierra y el cielo, como dice Franco Batiatto, que facilitan la reflexión interior y espiritualidad para abrir y ensanchar la conciencia humana, ser elocuentes y cautivadores. El gran código que es la Biblia que se revela con lenguajes, imágenes y expresiones, símbolos, surgidos de rutinas y juegos. La resurrección sobre la muerte, es la roca sobre la que se cimienta todo. Imagen de unidad, define el espacio más apto, los fieles son las piedras vivas, las mesetas pasan a ser las piedras vivas del universo.
La vida es casualidad pero la naturaleza no, sin embargo es justa por la belleza y el fulgor de los orígenes. Es por lo que trabajar por el bien común de dimensiones planetarias, buscando la coexistencia armoniosa y laboriosidad orgánica, y no sólo responder a los beneficios inmediatos. Es norma moral natural y de contenido humano. Requiere tiempo de espera y de preparación, autodominio, respecto por el otro. Dabar significa palabra y acto en Hebreo, “walking the talk”, peregrinación terrena y puntos de referencia estables. Liberar la libertad en el itinerario espiritual. Buscar una vida más grande, inmensa y bella con fraternidad, justicia y paz porque somos ricos en cualidades, energía, sueños y esperanzas, buscando y encontrando razones fuertes de vida y de esperanza. Cuanto más grande más se debe uno humillar. La nueva alianza es la humanidad. Amor vence al egoísmo, la gracia al pecado. El espíritu santo es un don, encender la imaginación y moderar nuestros deseos. Amor puro, fiel y libre. Misterio de la encarnación de verbo divino. Escuchar y ponerla por obra. Dar gracias por el amor recibido. Valentía. Luz interior de la sabiduría, fuerza reconciliadora. Arte de vivir.

El arte de crear relaciones.

Nicolás Bourriaud explora en La estética relacional la forma en que el arte se ha convertido en una actividad coproducida entre autor y espectador. Hay problemas que identifican a una generación y la vida hay que volverla a mirar desde esta nueva perspectiva cada vez: los problemas, o sea la misma perspectiva que Leibniz con la combinatoria.
Si hay que redefinir el modelo de mesetas a modelo de radicancias habría que hablar de compartir problemas. Crear ramificaciones que salen de las relaciones predefinidas por este compartir, resultando que las experimentaciones sociales (conjuntas) es el nuevo campo del arte, abriendo algún paso, tomando posturas extremas y clandestinas. Las relaciones se han convertido en productos diferenciales, donde las vivencias son con el espectador, el que Sennett dice que se desconecta porque la mecanización reduce el espacio relacional. Pero la sociedad está cambiando esta dinámica. Muerta la utopía racionalista ésta es una muestra que sigue el proyecto modernista, ahora estando juntos, con la elaboración colectiva del sentido. Modela los universos posibles, aprendiendo a liberar al mundo, construyendo modos de existencia o modos de acción. Invención de lo cotidiano, organización del tiempo, interacciones sociales y contexto social, urbanismo y comunicaciones, generando un estado de encuentro, que requiere una cierta duración para experimentar y permite un intercambio ilimitado. Es el poder de reunión donde los símbolos unen porque son resultado de la rutina convertida en juego, que provoca una materialización de una solución conjunta. De aquí emanan criterios estéticos, coherencia de la forma y valor simbólico del mundo que propone.
Surge de nuevo la civilización de lo próximo, como lugar de producción de una sociabilidad específica. La involucración hace que te transformes por la interacción con un médium a través del que pasas, siguiendo direcciones y políticas nuevas a través de intersticios sociales. Se generan comunidades de intercambio que escapan del cuadro económico actual con formas de intercambio distintas. Hay una realidad de escala, que problematiza la esfera relacional, por su infraestrechez social y sus revoluciones ínfimas en colectividades instantáneas. Se modeliza lo social, en una nueva forma de relación. La estética relacional supone el materialismo del encuentro de Althuser, creando contingencia del mundo, como el arte es juego de hombres de distintas generaciones, y genera una nueva teoría de la forma o topología social. Un desvío así provoca choques y el nacimiento del mundo con nuevas posibilidades de vida. Bloques de afectos y de percepciones, narrativas que dependen del contexto, luego pueden cambiar, nuevas nociones de formas sociales resultado de nuevas trayectorias desarrolladas a través de signos, objetivos, formas y gestos. De este cambio resulta una amalgama o principio aglutinante dinámico que permite inventar encuentros posibles, creando las condiciones de intercambio que nacen de la heterogeneidad. Así la forma es la relación con otros que incorpora transacciones con la subjetividad de los demás, de negociar o dialogar desde la intersubjetividad. Invención de modelos sociales, nuevos dominios formales como los meetings, citas, manifestaciones, diferentes tipos de colaboración entre personas, juegos, fiestas y lugares. Así se produce la participación del espectador en un espacio de reflexión, creando nuevos espacios de sociabilidad. Ilusión de una democracia interactiva.
Partiendo de posiciones diferenciadas, se produce un espacio de relaciones objetivas entre estas posiciones. Surge un objeto relacional con desorden formal, discurso inacabado e insatisfacción diseminada. Este desorden en positivo aprovecha la alta densidad de relacionales, que si bien limitan el juego de lo posible, cada cosa puede ser función de cada uno de sus miembros por lo que es porosa y con alto potencial. La relación con los campos de producción determina su evolución, así la producción de relaciones con el mundo quedan mediatizadas por los objetos y prácticas específicas que surgen y que determina las formas para las relaciones. Nosotros lo hemos llamado mesetas. Estas producciones suponen la invención de líneas de fugas individuales y colectivas, a las que hemos redenominado mesetas radicantes. Las tentativas microscópicas juegan un papel fundamental. El matrimonio es como una fábrica de transformación de las relaciones humanas, generando en la sociedad universos productores de relaciones. Es una muestra de la importancia de las fábricas sociales de transformación. Sus normas se reflejan en un régimen contractual. Se establece un realismo operativo de lo social. Se vuelve así a los deseos iniciales que precedieron a la fabricación de objetivos, como enfatiza Mumford que es la energía real de la Humanidad. Reta al beato que no acepta lo heterogéneo. El cambio es imparable.
Zurcir pacientemente la trama relacional, darle una función poética a todo aspecto, moverse en el espacio de relaciones, sin idea preestablecida de lo que va a pasar, produciendo relaciones entre personas y el mundo, nuevos modos de intercambio social. Resuena de nuevo el coeficiente del arte que es la apertura al diálogo y la reflexión con proyección al infinito, y una cantidad de trabajo abstracto. Se genera el valor de intercambio en la esfera relacional, iluminado por el imaginario de las negociaciones y de las visiones, donde se mezclan modos de pensar. Se trata de algo en grupo, cercano como vecindario, low tech y táctil que potencia la inteligibilidad e interactividad, inaugura el diálogo, provocando un desgarro en los intersticios sociales, inventando relaciones posibles para la concepción y la difusión con armonía y cohabitación. Se produce una expansión a través de vectores de relación hacia otra relación que crean nuevas posibilidades de vida con cierta densidad que genera nuevos modelos de vida basados en esquemas sociales alternativos, que modifica la subjetividad de lo cotidiano con experimentos concretos y deliberadamente fragmentarios. Se construyen espacios concretos, problemática de opuestos y diferencias. Cambia el sentido de la existencia, dando más importancia al tiempo y menos al espacio, porque sigue trayectorias posibles, en los que se expone a procesos y situaciones, acontecimientos.
El estoy aquí para ser subcontratado no ha funcionado, porque se hace desde una perspectiva de espera. Por un lado el número de soluciones es limitado, generando un valor de utilidad bajo, luego no hay pegada para valorizarlo. Pero aunque no hemos tenido éxito con muchas empresas, por otro lado empiezan a surgir empresas con éxito, luego se está produciendo una evolución que requería su tiempo. Se ha acelerado desde que se ha tomado el control de los acontecimientos. Se apaga una visión marxista que supone el tiempo cerrado sobre su sentido. Reenfocar las radicancias de nuestro modelo desde el control de su evolución, entrando en el modo de estar juntos para reconducir el valor que aportamos a la sociedad. Crear significación estando al borde del abismo de cada modelo, facilitando el intercambio y la repartición, generando un momento. Crear arte de vivir es una actividad abierta. ¿Deberían ser más abiertos todos los aspectos del modelo de igual manera que el modelo está evolucionando donde es abierto? Así negociar relaciones abiertas porque las actitudes se convierten en modelos de relaciones sociales. ¿Qué modelo de relación social estamos proponiendo? Hay algunas que no sirvan para nada, en otras cumple su función en el silencio y en otras se sigue construyendo la relación pero sin resultados. Nosotros buscábamos acontecimientos para ellos, pero quizás la crisis les ha saturado de acontecimientos y nuestro modelo se hace redundante con su realidad. Hemos criticado el modelo de otros, y creen que les basta con sus críticas. La crisis es sobre saturadora de acontecimientos.
Debemos seguir criticando pero con los resultados de nuestro trabajo. Extraer lo eterno de lo transitorio. ¿Y si ahora buscáramos acontecimientos para nosotros vinculando al resto con nuestras radicancias? Generar experiencias donde cada uno mantiene su identidad, pero desde las que surjan acontecimientos libres de colaboración de forma que seamos socios en algo. El reconocimiento institucional valora una asociación libre. Lo institucional se construye a los largo de los años por negociación, diálogo, roce cultural, intercambio de puntos de vista. You have a chance, continuidad, visión clara, modelo para desarrollarla, la visión es que se consigue materializar. Gobernar los radicantes.
Vivimos en un mundo más desigual, donde la tecnología es herramienta de avasallamiento que lleva a cambios epistemológicos en la forma de percepción, nuevas maneras de ver, como ocurre con la informática y la tecnología de uso diario. Su poder generador de mayor fuerza, supone un arcano de lo social y de la interacción. ¿Qué tecnología traemos? Gobierno corporativo, business development e inversión en innovación. La clave está en la esfera de las relaciones humanas y cómo estas tecnologías modifican la relación con el mundo y con los modos de representación. Las tecnologías facilitan nuevos modos de producción y de relación, y como la función representación está en los comportamientos, estos cambian al apropiarse la tecnología de los hábitos de percepción y de los comportamientos inducidos, de las estructuras simbólicas que las reciben, para transformarlas en posibilidades de vida, nuevas maneras de pensar, ver y vivir. Estos nuevos modos son itinerarios por las relaciones sociales o modelos sociales en los intersticios abiertos en el cuerpo social con duración para recordar, por lo que pueden ser interpretados varias veces porque no son una actuación puntual. Estos modos de relación sufren un efecto de avance, son nómadas y fluidos. Por eso tienen poder de convocatoria.
Una cosa que me ha llamado la atención es que vamos abandonando continuamente restos de nuestro ADN por todas partes, y siempre ha sido así, por lo que no entiendo porqué seguimos siendo una sociedad en censo, al tomarse esto que es natural como algo malo.
Vemos que en el continuum de la vida, éste hecho social puede convertirse en herramienta política que busca la liberación de las subjetividades. Amistad y compartir supone un cambio en el que no importa la dimensión porque genera virtualidades en un sinnúmero de dimensiones. Se produce una ambivalencia entre lo real y lo imaginario, porque forman programas superando los límites de las relaciones sociales existentes al inventar modos de vida, maneras de ver y de pensar que lleva en sí una ideología inducida. Nuevos valores de sociabilidad y nuevos horizontes que surgen de la interactividad y de la producción de relaciones. Hasta ahora con el acontecimiento proponíamos una oportunidad que cambiara la vida, pero no responden, porque los rizomas han quedado superados por los radicantes de sus vidas. Deleuze y Guattari han sido superados por Bourrriaud en este contexto de cambio profundo en el que vivimos. No pasa nada si estamos excluidos de la realidad de una empresa porque llevan su camino. Necesitamos evolucionar los esquemas de acción, pasando a ser realizadores de programas generadores de formas y de situaciones dinámicas, actuando por estratos. Así esto pasa a ser un universo de radicantes y no de mesetas. La realidad como resultados transitorio de lo que hacemos juntos. Esta reflexión anticipa el siguiente libro de Borriaud en el que acuñó los radicantes.
¿Qué podemos hacer juntos en algún insterticio social? Concentrar el esfuerzo del universo en generar formas de materializarlo, que son las que faltan, generadoras que son de valor de utilidad. No frenar la experimentación de nuevas cosas, da igual la imagen y el formato, nuevos modos de relación, de la producción cambiante de enunciación, flexible y potencial, redefinición permanente. Las formas nuevas modelan el sentido, lo orienta y lo repercute en la vida cotidiana generando nuevas modalidades de subjetivación. Somos capaces de influir así en los sistemas de equipamientos colectivos de las categorías e ideologías del pensamiento en base a una gestión pragmática de las estructuras subyacentes, actuando según un paradigma operacional que persigue una revolución permanente en el método. Seguimos así un paradigma ético estético. Crear redes relacionales no se puede crear sólo. El nurturing con los socios, y con los inversores es base de una inteligencia colectiva, que surge de la estructura en red.
¿Cómo se convoca? Con procesos de heterogénesis que van en contra de la homogeinización en base a unir campos heterogéneos, placas independientes, relaciones por apareamientos diversos, interdependencias. Las nuevas formas generan uniones inéditas, dinámicas y ondulatorias que hacen despegar las radicancias y emerger territorios singulares como alteridad. Se definen así territorios mínimos donde actúa el ritornello de alta repercusión y rebote. Así sólo existe acoplamiento a otros vectores de subjetivación en sus procesos de radicancia, unificando estados de conciencia, a través de este dispositivo flexible, que tiene el potencial de la incertidumbre creadora y de la invención delirante que desterritorializa para conectar y llegar a bifurcaciones de la subjetividad.
Esto es un arte de vivir que, como tal, se opone a todas las formas presentes o amenazadoras de fascismo. Trabajar por cuenta propia es lo que consigue la obra de arte que tiene la capacidad de influencia sobre las percepciones y afectos, generando nuevos conceptos y aportando un avance de un acontecimiento por venir. Así se consiguen producir relaciones en el mundo con la ayuda de signos, gestos y objetivos. El estilo de un pensamiento es su movimiento, la vida como forma estética, marcada por ritos, puesta en forma.

Las mesetas son radicancias.

Richard Sennet hace una pausa para contarnos nuevas perspectivas de su experiencia. La cultura material con la desvalorización de los objetos, ha supuesto la separación de técnica y de teoría, perjudicando a la parte intelectual que pierde capacidad de visión y de composición. Esta es la mayor pérdida para la civilización. ¿Y si hubiéramos expulsado la fabricación por enfermiza dentro de la cultura Europea? Habríamos internalizado la indignidad de la explotación humana señalada por Marx, avanzando hacia formas de relación que esquivaran esto. Un gesto de inteligencia generacional, que ha impulsado profesiones culturales en Europa llevando las fábricas a los países emergentes que no se pueden permitir esta sofisticación emocional. El monopolio hace caer la calidad. La estructura narrativa se ha venido abajo desde los años 80s con la alta tecnología, las finanzas y los servicios, surgiendo instituciones más flexibles, responsables y controladas por inversores globales, con mentalidad de corto en el tiempo e infinito en el espacio por tanto como dice Rancière, grandilocuentes pero alejadas de la realidad. El mercado financiero terciario ha terminado por provocar una disrupción total porque sus reglas distan mucho de las que rigen la realidad social.
La red requiere redundancias, siguiendo su protocolo, liturgia, educación y respecto. Pero no están funcionando las redundancias sólo, porque las organizaciones no integran aquello que no necesitan o que no confían en que les vaya a ayudar, lo cual requeriría hacer una razzia de porqué esto es así. Conseguimos contribuir con personas en consejos o comisiones, en el business development donde están otros y donde no se consiguie ayudar porque ya todo el mundo sabe de todo y no hay tiempo de transmisión, haciendo inviable un proyecto basado en esto porque no se les enseña tanto, aunque a alguien hay que tener o sino habría que coger a otro. Resulta que en un entorno de tanto acontecimiento provocado por la crisis, se vive el máximo riesgo de principio de Peter, de pensar por agotamiento, en que ya se está haciendo lo suficiente, porque tampoco se puede hacer nada más. Es como si viviéramos en un a sociedad de zombis, walking dead. Evitar el sistema cerrado, el que nadie quiera oír de nada. Hablamos conversaciones diferentes.
Hay que plantearse la vuelta a la artesanía que supone una implicación a fondo en el trabajo, por el nivel de calidad y el amor al trabajo bien hecho, la dedicación y la aplicación de alguna destreza técnica que supone estar plenamente consciente de los problemas implicados y las posibilidades técnicas, y permite aferrarse a una realidad (su narrativa vital) con su enorgullecimiento del trabajo. Es un lujo poderlo practicar y como actividad productora de formas, desarrolla el yo y las relaciones sociales, como dice también Bourriaud. La artesanía supone amasar algo que es emergente poco a poco.
En un entorno tan gris, hay que profundizar en nuestra radicancia para dignificar al trabajo, evolucionando el networking hacia la radicancia conjunta y colaborativa, apoyándose en los socios en las start ups que siguen la dinámica de un líder, o con mayor potencial las sociedades de inversión donde el dinamismo lo aportamos nosotros para consolidar las inversiones en biomedicina e impulsar las soluciones digitales a Salud y Ocio, profundizando y entendiendo el potencial que reúne a un grupo de personas y profesionales excelente para hacer mejor el trabajo desde el impulso de un modelo colaborativo. Desde la perspectiva del universo de radicancias, resulta más atractivo quedar con ellos para explorar qué hacer juntos, identificar con quiénes buscar una estrategia colaborativa, que cree radicancias. Potenciar las nuevas experimentaciones donde prime la innovación, y se permita coinvertir con normas para que no destrocen el proyecto. Reescribir los servicios en la web desde la perspectiva de construir radicancias con otras empresas. Impulsar el proyecto de artesanía colectiva donde cualquiera puede aportar. De los dos modelos colaborativos, el de la catedral y el del bazar, nos quedamos con el segundo en el que cuantos más ojos menos errores, como estamos desarrollando el modelo relacional descrito. Demiurgos que impulsan el desarrollo social con el objetivo de alcanzar la calidad y hacer un buen trabajo, con el uso de los conocimientos técnicos de acceso libre, regenerándolo con la aparición de tecnología sin conocer su uso antes de aplicarlo.
La experimentación nueva que decimos debe enfocarse a resolver problemas buscando soluciones, sin un objetivo fijo y acabado, sino persiguiendo el descubrimiento de nuevos problemas dentro de un sistema abierto que abra nuevas posibilidades. Establecer alrededor de este itinerario una tribu como en las realidades de lynux, cocina, música, ciencia o empresa. Prima el anonimato que facilita el ser más francos, donde importa más lo que se sabe, y donde el trabajo trae su propia recompensa con el detalle diario y la libertad de experimentación, desarrollando en el proceso su destreza por potenciar la relación entre resolución y hallazgo de problemas, actuando dentro de un marco de colaboración, y apoyándose en la naturaleza impersonal de la calidad, sin miedo a la marginalidad por actuar así. Trabajar en equipo elabora un buen producto. Es necesario el ritual, los ritos de Mumford, que deben ir cambiando, al igual que el contenido va cambiando conforme evolucionan las rutinas con la retroalimentación que supone iniciar el dinamismo. Unimos así comprensión y aprendizaje. Sennet habla que el trabajo en equipo y en colaboración tiene sus dificultades: dedicación y lealtad no supone recompensa, más experiencia menos valor, no compensa la capacitación y avanzar su experiencia, el trabajo bien hecho no merece recompensa, actitud monopolística y de desigualdad. El problema viene de la percepción del role activo que debe tener cada agente, independientemente de sus capacidades personales, pero teniendo claro que el proceso es emergente donde poco a poco, el espacio se incorpora a tu imaginación madurando gracias a la reflexión, al amasar, y a que piensas y haces al mismo tiempo. Pasas a ser parte del espacio por tu propio esfuerzo.
Generamos una simbología compartida que debemos aprovechar cambiando el chip. Ya somos algo, ¿qué somos? Qué simbología hemos creado como consecuencia de nuestras rutinas. ¿Hagamos algo juntos? Desarrollar una destreza de colaborar para construir algo juntos. Tenemos múltiples dimensiones para aportar cohesión y colaborar. Veamos este proceso como si fuera el desarrollo de una ciudad siguiendo el mapa de Sennet: ciudad, trabajo cómo nos esculpe el oficio al que nos dedicamos y cultura adaptación. Ubiquemos puntos de interacción en los bordes, en la periferia para facilitar el carácter interactivo de conexión social logrando que los bordes sean porosos. Gestionando y generando así radicancias: redundancias, start ups con socios, sociedades de inversión con inversores, best in one donde asociarse con terceros, generar espacios significativos a partir del gobierno y business development, como lo hemos hecho en las empresas de éxito y con la inversión en innovación. Es posible y hay mucho que ganar en base a tener un proyecto en común, de intercambio e interacción, de coexistencia, informalidad y anarquía para integrar, visual, táctil y social, que adapte las experiencias según el contexto. Exige saber cómo integrar verticalmente y a ras de suelo porque estamos intentando crear espacios significativos sin que exista integración. Construir espacios públicos verticales es complicado. Hay que trabajar la horizontalidad, creando lugares de intercambio, interpretando el urbanismo como ciencia de la interacción que desarrolla lugares de intercambio, como la plaza – mercado que llevó al desarrollo de la ciudad (que nació de servicios) y ésta a la democracia para convivir, mostrando como estas tecnologías terminaron por modificar los comportamientos. Lugares abiertos para cualquiera pueda entrar, que precisamente por eso genera atracción, porque no son muy formales, sino desordenados y anárquicos. Así nuestras rutinas de actuación son lugares de interacción o como plazas: blogs, picaros e ingenio, redundancias, gobierno, ventura capital, start ups, best in one, colaboraciones, y dejan de ser mesetas para convertirse en radicantes. Así todas las rutinas propias se convierten en radicantes, lo cual requiere una estrategia de movilización distinta como puede ser el explotar conjuntamente el estilo de vida español como eje de atracción en la exportación de un arte de vivir.

13/02/2013

Lucenes 32 Inmersión en el modelo de arte de vivir

El mito de la máquina vs el cerebro.

El cambio de ciclo que profetizaron los Mayas para el año 2012 venía provocado por una variación del eje solar cuyo efecto en forma de radiaciones iba a transformar las relaciones sociales, los sistemas económicos, de creencias y valores que imperan en la tierra. Quizás ellos entendieran mejor que nosotros la relación de dependencia que tenemos con el sol, y que la magnitud y velocidad del cambio socio económico sin precedentes que estamos viviendo con un progresivo derretimiento de los polos, bajo el riesgo de impacto de un cometa, sea un presagio de cambios y destrucción simplemente con catástrofes como los terremotos, tsunamis u otros, que terminen transformando todos los sistemas para alcanzar una nueva armonía, una nueva consciencia cósmica… Y es la época que estamos pasando de cambio, al menos no podemos estar seguros que no sea así.

Cuenta Lewis Mumford en El Mito de la Máquina, que es un mito el que las máquinas hayan hecho al hombre sino más bien ha sido su cerebro el que ha impulsado el desarrollo de la Humanidad. El ser Humano tiene un cerebro superdesarrollado y siempre activo, lo cual le exige canalizar de alguna forma su energía. Fue más complejo el proceso de desarrollo del lenguaje que el de cualquier herramienta, porque amplió la capacidad expresiva, desde la que surgió la técnica y ayudó a materializar la energía psíquica permitiendo desarrollar los rituales para controlar esa enorme energía y permitió la autotransformación y el autoconocimiento.

Es verdad que las matemáticas y la física han canalizado el desarrollo tecnológico a través de una ciencia experimental que ha abierto nuevos horizontes hacia lo nuclear, las telecomunicaciones o lo supersónico (esto lo decía en los 60s). Sin embargo, hay otras especies con conocimientos superiores al Hombre que indica que las técnicas no son exclusivamente humanas. Aunque sin duda las herramientas han sido importantes en la historia, el juego fue más importante que las herramientas (Homo Ludens).

Las más significativas invenciones no dejaron huella: rituales, organización social, lenguaje, moral… De hecho no hay ningún museo que recoja todas estas huellas. Sí son humanos los símbolos, los diseños y la transmisión de conocimientos que dependen más de la evolución del cerebro que de las manos. Sin que esto sea quitarles a las manos importancia, también la tienen porque se adaptan a numerosas actividades y dejan libertad para hablar, como luego veremos.

Con esta evolución cultural se produce el uso de diferentes propensiones (a lo Popper) humanas para generar la personalidad como una dotación biológica rica, de forma que el cerebro escudriña horizontes y coordina diferentes partes de su experiencia para lograr una significación global. Así se canaliza la inventiva humana, la irracionalidad en forma de maldad, errores, fantasías, alucinaciones y mala conducta, y el ser una especie aventurera que tiene la creatividad de mezclar en el día a día las fantasías y las proyecciones, los deseos o designios, la abstracción e ideologías. Dominar esto es un don. Por eso los hombres somos diferentes. Y las empresas también. Aunque esto nos haga caducos como veremos luego con Eduard Punset.

4.000 AC.

Seguimos con Mumford. Hacia el 4.000 a.C. se produjo una implosión cultural que llevó al nacimiento de la civilización, proceso en el que las herramientas no pudieron provocar por sí solas ese gran cambio, sino que fue más importante la máquina arquetípica del organismo humano, compuesta de ritos, lenguaje y organización social, de inspiración divina, que le dio poder y productividad, así como capacidad de controlar la violencia y la destrucción.

El cerebro nunca para, siembre hay impulso eléctricos, que a través del sistema nervioso activo y superdesarrollado, genera símbolos, signos, sueños, imágenes y sonidos. Así el Hombre tenía cosas más importantes con las que tratar que ganarse la vida, tales como especular con perspicacia, imaginación y analogías, deducir e inferir a partir de los objetivos como ver lo que comían otros animales. La fabricación de la cultura hizo evolucionar el cerebro, donde la imprevisibilidad es fundamental, no dando teorías sino desarrollándolas con la práctica, aunque sean especulativas, porque sino encajan se busca un marco más adecuado.

El lóbulo frontal creció más rápidamente por presiones selectivas, permitiendo respuestas inteligentes por una complejidad de las conexiones neuronales y la especialización del sistema nervioso (impresiones, memoria, inhibición, juicios y coherencia) con la localización de funciones. Aumento de neuronas y dendritas, y la multiplicación de las posibles conexiones entre ellas. Aceleró el desarrollo cortical y permitió el pensamiento abstracto. El cerebro permitió liberarse de la animalidad, con la subsiguiente atrofia del olfato y de ciertas reacciones emocionales.

Fue fundamental ser generalista, lo cual se produjo al pasar a andar sobre dos extremidades y así tener visible todo desde muy arriba, ver un área panorámica, descubrir una superestructura, exponer conjuntamente, vivir excursiones panorámicas campo a través, reunir las piezas y buscar en los lugares más improbables, dejando cuestiones abiertas. De esta forma el origen de la cultura proviene de tener una perspectiva alta con potencial para dar lugar a las fantasías y ocurrencias posteriores. Todo esto bajo la ingerencia del más allá por el sol, el cielo, la muerte, el futuro o los antepasados. Creatividad inagotable, usada correctamente, la especialidad de la no especialidad. Los órganos con un sólo fin tienen muchas restricciones. Capacidad de descubrir nuevos usos para los órganos locales.

Para el desarrollo técnico hizo falta mayor capacidad de expresión y de comunicación. Sino somos capaces de expresarnos con claridad no se puede avanzar en la materialización. Sale de la animalidad con los símbolos siguiendo un constante avance hacia la representación simbólica de nuevo por su capacidad de abstracción. Pudo quedarse quieto y observar, así crear un mundo simbólico, hacia donde marchar.

El ser omnívoro le permitió subsistir a los cambios climáticos empujado por la búsqueda, la curiosidad incansable y el experimento aventurero. Comer lleva aparejadas pletóricas manifestaciones de vida. Esta búsqueda viene de la valentía frente al juego. Curioso que el segundo más del valiente sea la clave de la conciencia.

Esto realimentó el desarrollo del sistema nervioso central. Sentimientos expresivos, sensibilidad captadora de experiencias e inteligencia selectiva. Desarrollo de la sensibilidad, ampliación de la memoria, expansión de la conciencia y exploración de sus potenciales, siguiendo patrones de significación cada vez más complejos.

Al hacer abstracción llegó a ser la especie dominante sobre la tierra. Con el surgimiento de la mente se produce un modo duradero de organización simbólica: mundo público de impresiones sensoriales, significados suprasensibles y dominio coherente de la significación. La propensión a abstraer y a superar los límites del cerebro. Se transmiten influyendo sobre otros, animando y vitalizando proporciones más grandes de experiencia. Acumulado así un vasto cúmulo de experiencia simbolizada. Así en gran medida todo depende de lo conocido aunque la capacidad de abstracción puede suplementarlo. Resurgimiento de la experiencia como consecuencia de la experiencia pasada y de expectativas futuras.

El lenguaje lo hace consciente, story telling. Surge una novedad deliberada de dar cierto orden ante la incertidumbre, imprevisibilidad, contra adaptabilidad y creatividad. Se convirtió en un organizador de adaptaciones y reconstrucción que supone el grueso de la historia de la cultura del hombre. Desarrolla un aparato cultural, desde el exceso de necesidades físicas, morales, estéticas e intelectuales, que le lleva a hacer experimentos e invenciones. El todo mayor es el dominio de las significaciones. Organiza selectivamente y dirige conscientemente.

El aprendizaje se da por intercambio e imitación y por amor, que se acelera en la intimidad emocional y los espacios de confianza. Fue clave para el desarrollo de la cultura, lo emocional es anterior a la inteligencia.

Cuando es demasiado rígido no permite el desarrollo de nuevas áreas. Tenemos un cerebro infrautilizado con excedente de energía y capacidad orgánica, que en ocasiones hace del exceso algo contraproducente. Cuando es demasiado laxo produce una hiperactividad matemática y destructora.

Clave la forma de organizarse. Primera inmersión.

¿Dónde está la búsqueda de lo experimental en lo nuestro? Laborar el camino y a través de los ritos simbolizar los logros.

Para el autodesarrollo y la autotransformación hay que creerse que el proyecto es mayoritario y que es útil, que podemos y que lo estamos haciendo. Hay que avanzar en el dominio del teatro de conversión, la presencia en el centro de la pista de squash. Lo que somos nosotros con la innovación, requiere entender los símbolos, para ser médium o traductor a los nuevos territorios aportados por el problema seleccionado. La estética es integradora, como que la gente educada es un fenotipo, o la religión transmite una forma de ver la vida, de ver al hombre. Para nosotros es característico el personalismo, lo colaborativo, lo surrealista, la misión, el universo de mesetas, los colaboradores o expertos. Así se genera una imagen que se transmite (pull). Ha sido una apuesta fuerte de enfrentar la habilidad propagandista del marketing vs. anti marketing que va enraizando poco a poco sobre símbolos que moderan teatros de conversión. Se han creado unos buenos cimientos que son los símbolos logrados.

Los teatros de conversión se originan en el dominio de los símbolos, como representación del sustrato materializado de los símbolos. Simbolizar el camino usando nuestra capacidad para mejorar nuestra sociedad (y el mundo como consecuencia) creando y ayudando a crear arte de vivir. Creando combinatoria para una sociedad más inteligente. ¿Cómo lo simbolizamos? Con un universo de mesetas radicantes, ayudando a liberar el potencial de las personas, atrayéndoles hacia proyectos colaborativos con posicionamiento diferenciado y desarrollando el modelo de negocio con un equipo de colaboradores. Todo un año preparando esta purificación requiere de momento asentar el teatro de conversión que es el universo de mesetas y fomentar las redundancias o aportar al problema exógeno chispas desde las mesetas. En esta purificación están surgiendo elementos simbólicos: nurturenes, imagenes, creacenes, lucenes, venture capital, que aportan sutilezas desde las que se consolidan los teatros de conversión.

El nurturing es un elemento esencial para el desarrollo de la nueva cultura. Aportar información a lo local para liberar su potencial y descubrir nuevos usos. Crear un teatro de conversión individual liberando a la persona y vincularla a participar en una misión, así al tratarse de dos planos diferentes de realidad, la individual y la colectiva, separando el network de las acciones generadas sobre los teatros de conversión.

Cada meseta presenta un problema y pretende dominar el teatro de conversión de la solución a ese problema. Así las mesetas se convierten en estéticas que definen problemas y les dan solución, provocando un enfrentamiento surrreal ante lo diferente, un teatro de conversión. El universo de mesetas se enriquece de las mesetas que van resolviendo problemas significativos y aumentando su valor global y su significación. Tareas bien asignadas a cada meseta.

Las mesetas forman parte de redes. ¿Es la confianza o el amor el que mantiene la red unida? ¿Es la moneda equivalente del cerebro? La confianza generada de una forma continua es la que establece relaciones redundantes que crean las condiciones de comunicación. ¿El genotipo es equivalente a la topología? La topología viene determinada por el universo de mesetas. Resulta clave la forma de organizarse, el dominio de la red que estamos creando, sus medios de transporte y los objetivos que mueve, con lo trascendental que tienen que las nuevas vías cambien la lógica de funcionamiento. Dominio del universo de mesetas, con una imagen reconocible pull, con los elementos redundantes y la civilización interna que genera, Mandelbrot y neuronas, push al canalizar nuevas ideas (energía) a través del modelo de forma que lo transformen. Para nosotros son el valor de las redundancias, y la unicidad cuantitativa del universo de mesetas que genera. Es divino el saber disfrutar de los pequeños detalles, y esos detalles hacen grande el sistema. Así alcanzar la transmisión vírica de una solución a nivel de universo, con el número de conexiones y usando las redundancias que aceleran el cambio. Nos imaginamos dinamizando el universo de mesetas con nurturing, rizomas colaborativos, mesetas con una misión diferenciada, sistemenes y redundancias.

Se produce una lucha interior como ocurre con el networking y el nurturing, los rizomas, las mesetas y las redundancias, una dinámica similar logra que todas estas cosas surjan en el universo de mesetas. ¿Cuáles son los problemas trascendentales? Energizar la sociedad para identificar los problemas que le afligen y encontrarles una solución. Rizomas como identificadores de problemas, agrupar a la gente alrededor de esos problemas. Resolver colectivamente un problema y que el modelo regule las relaciones colectivas. Resolviendo problemas elegidos, soluciones locales, multiplicando y dándole complejidad se va optimizando la solución. Agrupar las mesetas alrededor de los problemas a resolver. Son temas surreales a las mesetas. Conseguir que los científicos acudan a resolver un problema, y apoyarse en fundaciones orientadas a la ciencia que financien las soluciones. Crear modelos tangibles de colaboración con una finalidad concreta. Colaborar con las instituciones desde nuestro modelo potenciando la innovación con fondos públicos de coinversión y de apoyo a la innovación.

Crear organizando constructivamente las propensiones. Dado el paso a mesetas radicantes y radicancias. Por todo esto hay que desarrollar y dominar el modelo con cosas asociadas y acontecimientos que son energías colectivas mientras sabemos mejor qué hacer: i+denes, potencienes, radicantenes, rizomenes / propuestenes / proyectenes sobre mesetenes / desarrollenes / satelitenes y sistemenes que permiten desarrollar nuevas dimensiones del modelo.

Autotransformación.

El cerebro tiene mayor capacidad que la que se usa. Constantemente especulativo y expectante, su dinámica lleva a problemas gratuitos, respuestas insurgentes y propuestas contra adaptadoras que ayudan a construir nuevos armazones significativos que no se someten a un solo estilo de vida, sino que explorando territorios desconocidos y probando rutas alternativas prepara el futuro con ansiedad, aprensión profética y anticipación imaginativa, en un contexto de esperanzas, complejidad, conflictos y contradicciones. Debido a la rica dotación neuronal y la potencialidad de un cerebro superdesarrollado, surge una lucha interior que moldea el renacer de la personalidad con una autotransformación basada en imágenes interiores, movimientos corporales rítmicos y la imaginación de acciones que luego se hacen. Así la permanente actividad genera estructuras eléctricas rítmicas que son sus características como sistema. Es un ejercicio neurótico, surreal, fuera de la realidad debido al desbordamiento del ejercicio neuronal, y esta disparidad surreal entre el mundo interior y el exterior, es generadora de teatros propios de conversión.

La creatividad continúa en el subconsciente a través de los sueños, depósitos de talento y de intuición, prodigalidad y superficialidad. Un estado así de crudeza que une hechos carentes de lógica, deseos no realizados y erupciones emocionales exigía herramientas para controlar este estado, y que son los símbolos. Los sueños continúan de día uniendo su significado al del otro mundo. Soñar genera instrumentos simbólicos que fabrican imágenes, que generan confusión e ilusión, se apoderan de logros en un entorno sobrenatural, donde antepasados interactuando con el presente con su sabiduría y castigando. Imitando a los pájaros o a los dioses, los sueños son impulsores que van consolidando un espectro de imágenes reconocibles. Los instrumentos de la mente son árbitros de su honor. La forma, el carácter y la magnitud hablan por el símbolo. Los reyes se representaban por animales. Las matemáticas son el lenguaje del mito, la metáfora y las artes gráficas.

En este proceso de autotransformación, era necesario el uso del opio para controlar la ansiedad interior o del animal doméstico que le daba estabilidad, donde la terquedad obtusa convive con la continua presencia de los espíritus en un estado de supra sensibilidad. Más fácil resultaba el desarrollo irracional, con desprecio de la moral clásica que impulsa cierta cordura. Hazañas de perspicacia inteligente con lazos con el pasado usando el lenguaje para interpretar los sueños con un traductor, permite seguir una senda, una avenida, con erráticos impulsos de la hiperactiva psique que hay que equilibrar con aplicaciones sistemáticas. Hay que ordenar a un nivel más alto, iluminado por la conciencia. Se produce un equilibrio de fuerzas entre la neurosis compulsiva vs. el orden mecanicista. Pérdida de libertad por un mayor orden. No se desentendió de las irracionalidades de la vida, sus contradicciones y sus inexplicables misterios cósmicos.

Esa sistemática mecanicista deriva en unos ritos de repetición, que repetidos innumerables veces logran significados, y se convierten en un ritual compartido. Lo primero fue el comportamiento significativo, más tarde las religiones. Los significados de los símbolos son logros colectivos, afinidad mental con otros, cooperación consciente e ideación sistemática. Ceremonialismo altamente desarrollado, capacidad innata para la repetición, da seguridad a la sensibilidad del hombre, inestabilidad y aperturas psíquicas. El ritmo del rito ofrece satisfacción orgánica que responde a la necesidad de repetición, e invita a otros grupos que imiten. Ir repitiendo una forma de trabajar antes de denominarla. Ritual o tecnología es creación original con algún significado, erosión o desplazamiento del significado, símbolos, herramientas, gestos y sonidos reflejados e imitados. Las relaciones con lo sagrado, cambiaron apenas lentamente porque sólo entendemos aquello que podemos crear. Lealtad al tótem. Necesidad de transformarse.

Se crea un mundo de significaciones con las que se lograron grandes éxitos. Los ritos son la base del ritual racional de interpretación. Concentración de fuerzas para la revolución tecnológica. Ritos de iniciación, apropiarse del poder de la naturaleza y de su cooperación. Así, el desarrollo técnico inicial surge de lo más profundo del organismo, más de la destreza mental que de la manual del recordar, aprender y prever. Modelo fundamental de significación al conjunto de actividades dispersas.

Si esta dinámica alcanza la rigidez detiene la inteligencia con autoengaños, inflaciones paranoides y tretas mágicas, Tabúes, rituales y desafío de funciones.

Rebelión contra la adaptación, los sueños fueron los primeros significantes que trascendían a los sentidos. Las funciones emotivas y expresivas siguieron siendo muy importantes. El lenguaje sirvió inicialmente para explicarse el porqué de las cosas, y el sonido fue el medio ejecutivo de la semántica que permitió su comunicación. Fundamental una experiencia sensorial suficientemente variada. Identificación de las cosas y su reconocimiento. Permite incluir y unificar los diversos y múltiples factores. El lenguaje fue una experiencia muy gratificante, momento de la mayor actividad mental, permitió un repentino brote de invención. Abrirse paso, asociar sensación con símbolo supone la conversión, la revelación, la ampliación del horizonte de existencia. Es similar al momento en que se cuestiona el modelo. Aplicación a formar la mente e intensificar la conciencia. Creación de nuevas entidades, lenguaje abierto, infinita potencialidad como la del cerebro.

La adquisición del lenguaje articulado amplió la comunidad social y la rutina afinidad, y fue clave para la organización del parentesco. La petición ofrece deleite. Primeros gritos para cazar, para planear hubo que hablar, rituales de caza y pensamiento simbólico. Célebre instante, múltiples instantes o acontecimientos. Creación de un orden social estable y perfeccionamiento del vínculo social. Determinada posición social por dominar un lenguaje especial y la capacidad de abstracción.

Ritos que dan orden. Segunda inmersión.

Aunque Felipe II considerara herejes a los innovadores, y desde la perspectiva social todos los innovadores lo son, quizás hemos errado el esfuerzo en gran parte, porque hace falta llegar a los logros, símbolos de lo comprensible ¿Está el origen en el juego de los amantes, de donde viene el vínculo? ¿O del instante o irrupción de reconocer la representación? Porque hay que desarrollar el vínculo, el enlace entre necesidad interna y la experiencia externa, y es la autoridad moral en el teatro de conversión la que genera el role de autoridad. Han tenido que llegar buscadores que se han sentido atraídos por este teatro de conversión para que todo empezara a tener sentido, y para las organizaciones del modelo de negocio incluir la razón de ser expresada.

Del mismo modo que se iba desarrollado una tecnología corporal hemos ido desarrollando otras de aplicación al sistema social, estas tecnologías son los ritos. El ritual se caracteriza por esfuerzos imitativos, laboriosos y repetitivos. Repetición basada en el placer que haga disfrutar el proceso, con un ritual fijo de relación. Es el desarrollo de una serie de tecnologías: investigación sociológica, networking potenciénico, meseting radicante, teaming colaborativo y nurturing rizomático. El cambio se inicia hace varios años cuando todo el modelo se explicitó y empezó a crear arte de vivir.

El nuturing ha servido para lo que estaba pensado: ofrecer oportunidades de crecimiento fidelizando la relación. El guiño sólo era un disparo poco certero, no generando relaciones colaborativas. Dejar el potencienes sin más como está. Potenciamos al individuo, más arcaico. Aunque más laxa, el nurturing sin sentido nos ha servido para entender y dominar el teatro de conversión.

Puesto el orden en las relaciones y vínculos entre las mesetas, el mayor logro sea la conversión hacia el rito del rizoma, por imitación, que genere una conciencia de grupo e identificación con la base de la meseta, y alcance un orden ritual. Uno se gana la autoridad moral para dominar el teatro de conversión. Alimentar la redundancia con teatros de conversión. Cuando no hay crisis hay menos conversiones. Descubrimiento de fugas, generador de redundancias y capacidad combinatoria. Rizomas como mesetas dirigidas.

Se acelera la significación acelerando la radicancia de la meseta con la capacidad de abstracción que realimenta los sueños. Radicancia en la abstracción, ritual fijo de desarrollo del modelo de negocio, las mesetas radican hacia su misión y llegan a nuevas significaciones que aumentan el espacio del universo significativo. La capacidad motriz realimenta la capacidad de abstracción vía rutinas.

Buscar alternativas de otros profesionales. No conseguimos vender la experiencia individual, ¿para qué sirve entonces? Sirve en cuanto alimenta un todo, un equipo comprometido, educado, integrado, autoilusionante.

Con el universo de mesetas radicantes entrelazadas por redundancias se genera una estructura simbólica y comprensiva. ¿Y dominamos así un arte para crear arte de vivir para enriquecer el estilo de vida de la sociedad? Es una estructura en movimiento que mantiene el valor de la subjetividad, una variedad de combinaciones y secuencias, con la coordinación de esfuerzos con un fin común. Una forma funcional de enriquecer el universo de mesetas; cuando es propio el modelo es el generador de la riqueza con su ritual, el ordenamiento subjetivo, intensificación de la conciencia y de la racionalidad es más potente que el tabú.

Si inicialmente era inviable económicamente, venía subvencionado por la riqueza inmobiliaria, y como no existe un camino trazado a priori, únicamente lo sagrado del ritual, su aspecto inviolable, y porque los recipientes cambian más lentamente que sus contenidos, hemos encontrado un modelo más rico que el ritual del nurturizado, con nuevas personas y nuevos conocimientos, donde el rizoma evoluciona a meseta, que ya era radicante, así entramos en una foto más amplia. No se entiende todavía claramente cómo el individuo se ve superado por el grupo de individuos, porque no dominamos este modelo.

Pero estamos construyendo un organismo vivo capaz de abarcar casi todos los aspectos de la experiencia, un complejo esfuerzo para crear una estructura completa de significación, precisando la terminología, estructurando el gobierno, potenciándolo, inyectando expertise que ahora estamos usando para nosotros mismos. Amplificar al impacto actuando sobre un universo de mesetas, desde abajo hacia arriba con la radicancia de algunas mesetas, y la redundancia inter mersetas que van tejiendo el universo y jugar continuamente en el desarrollo de negocio con las radicancias, tejiendo actividad ¿Qué va a emerger? ¿Y qué impacto real tiene esto? Quizás sólo la intensidad de trabajo tejiendo. Seguir navegando el liderazgo, dando todo el apoyo a ese liderazgo, con misión, estrategia y soluciones a problemas, es clave articularlo muy bien, porque los símbolos campan a sus anchas por el bosque, y es difícil orquestar un teatro de conversión que domine la transmisión vírica.

Vivir del ingenio.

Pensar es más importante que hacer, porque dispone del secreto de la magia verbal. La propia experiencia se tiene que enfrentar a algo nuevo y necesita primero el cerebro.

En todos los casos ocurre así, las personas se ven llamadas por un símbolo que les promete algo al representar atributos míticos que reconfortan los contenidos simbólicos de los sueños. El hombre aprendió de los pájaros el cortejo, acicalamiento y el cuidado de los polluelos, la comunicación veloz y vuelo como señal de mando. De ahí el uso de la metáfora y el mito. Hubo pérdidas importantes de comunicación hasta que se desarrolló el lenguaje, resultando clave ser un artesano del lenguaje para dominar los teatros de conversión. Las palabras son células de una compleja estructura, que requiere una movilización rápida, formaciones bien ordenadas, operando para usos particulares, y donde ningún sistema centralizado lo controla. La última palabra se decide en enfrentamientos cara a cara en el teatro de conversión. Se produce un desarrollo de la inteligencia y de los procesos en el arte de simbolizar, imágenes y lenguaje que permiten una transmisión más eficaz en el teatro de conversión.

El lenguaje tuvo que abarcar cada vez más aspectos de la vida y los dotó de sentido como parte del todo mayor que retenía en la mente. Pero en cierta forma, más allá del lenguaje, el valor del conjunto es inventado. La búsqueda de significado es el mayor de todos los logros porque permite encontrarse a sí mismo. Esta organización de significados debe aportar experiencias concretas que vivir. No ha sido suficiente la credibilidad de la metáfora, la atracción, sino que hay que darle un uso preciso a través del juego, hacerlos partícipes. Alcanzar una determinada organización del juego donde las asociaciones de los ceremoniales de juegos festivos tienen significaciones definibles y fines conscientes. El desarrollo del arte se produce en parte como juego y en parte como drama. Esto tiene un gran encanto. Así permitió que esa conciencia se difundiera rápidamente, a través del juego.

Para encontrar este significado hace falta vivir del ingenio, muestra que la significación impulsa los progresos, que son necesarios y posibles antes de disponer de las herramientas como el uso de trampas. La curiosidad, capacidad de abstracción, apreciación de cualidades y ponerse a prueba en circunstancias diferentes lleva al descubridor a reconocer e identificar formas, seleccionar, escoger, identificar, probar, explorar, vigilar y proteger, y así desarrollar la inteligencia humana, más mente, más pesadillas. Aprender de los demás aumentando sus posibilidades de supervivencia, curiosidad, inventiva, facilidad de aprender y memoria retentiva. Las diferentes experiencias ofrecían variedad y evolución psíquica, facilitaban la coordinación social superior al conocer muy bien el hábitat que se ocupa y así crecer en el territorio conocido, con adaptabilidad y no especialización dando varias respuestas al mismo tiempo, y así socializada y humanizada con fortaleza, tenacidad y adaptabilidad a condiciones adversas, dominar la aceleración de las escalas temporales de cambio. La caza mayor aportó proteínas y grasas imprescindibles para el cerebro y el sistema nervioso. Arco y flecha fueron la primera máquina. Pero sobre todo aportó avances en el significado de los acontecimientos en el tiempo y en el espacio, siendo el hándicap el lento avanzar en el cómo. La destreza para la creación propia fue la base del principio de realidad de esfuerzo intenso y persistente para obtener una respuesta lejana, constancia en la persecución, valor inflexible y habilidad por parte del jefe con capacidad de mando con confianza en sí mismo, y lealtad y conformidad con el ritual.

Así empezó a domesticarse a sí mismo antes que a los animales. Sus angustiosos recelos a matar, más hormonas femeninas en el cerebro, la percepción de la muerte y de la presencia de los muertos, le requería reducir los temores, ansiedades y fantasías de la era de los sueños a cantidades manejables. Como forma de manejar esto desarrolló el arte imaginativo, material que permite al sobrecargado sistema nervioso expresarse, emotividad estética y riqueza emocional, con el uso de dibujos para explicar, como hechicero u oficiador, con perfección estética para lograr la comunión con lo macro, visión y destreza necesarios, alerta visual y auditiva, y así aptar la semejanza es tener poder. Por ejemplo pinta la sexualidad para no olvidarla. Aumentar el interés con el dominio del símbolo, se convierte en el artefacto para obrar y alcanzar un psiquismo altamente organizado. Además el avance simbólico es transferible, el homo sapiens danza, canta, juega, pinta, modela, gesticula, imita, dramatiza y conversa. Se ríe. Es el único que consiguió dominar el juego, despertar, socializar, conversación alrededor del fuego.

Estrategia colaborativa. Tercera inmersión.

El nurturing es el inicio de una estrategia colaborativa, porque el tejido social crea la base del universo de mesetas, la masa sobre la que construir, pero no es muy eficaz, el rizoma alrededor de una actividad conjunta es más eficaz. Hace falta desarrollar el lenguaje que articula la misión y el modelo de negocio para poder comunicarse alrededor del rizoma. El modelo sólo tiene sentido en este contexto de trenzar lo colaborativo. Cada rizoma define un nuevo espacio. Cada meseta radicante amplía el espacio porque una redundancia o una radicancia suya aumentan el espacio del universo de mesetas.

De esta amplia comunidad de mesetas surgen de forma emergente una serie de características o propiedades: una visión alineada de crear arte de vivir nos lleva a que somos especializados en crear arte de vivir, e individualmente la misión de cada meseta lo es; objetivos compartidos en una meseta; posibilidades emergentes de la cooperación, de las colaboraciones insólitas que vienen de combinar activos de forma diferente como propugna Alfons Cornella con cosociety. Aunque hay quien considera estas formas de ver las cosas como un “club de travestidos”, porque siempre se ataca a los que se diferencian, es un camino posible.

Si se deposita la confianza en alguien, ¿cómo se cede la confianza? Asumir que no están fidelizados cuando el sentido de pertenencia y de propiedad de este universo proviene de la objetivación de la contribución variable, a cada uno en la tarea en la que puede contribuir y donde todos tienen que ser partícipes, refuerza el que la solución deba venir de lo colaborativo, que ayude a construir algo más grande que una empresa tradicional. Ésta podría ser un rizoma más dentro del universo, porque sólo se puede liderar un proyecto ¿Cuándo se da entrada a otros? cuando hay una razón clara, como la fiscalidad, y no por seguir el modelo tradicional. ¿Y si hay una solución colaborativa? Estando cómodos en el modelo de universo de mesetas y ahí una gestora no es necesaria, porque la gestora es el conjunto de mesetas y de las redundancias entre ellas. ¿Habrá algún otro tipo de pegamento? Aportar algo, sentirse cómodo, parecer atractivo, porque no quiere, pero no colocar el carro antes que los bueyes. Responsabilizarse de apoyar algo que se ha creado y atraído a los inversores. Innova donde dirige y manda. Primero hay que cerrar el círculo y quizás después exista un liderazgo natural personalizado.

Somos un obrador de arte de vivir del estilo de vida Española, leer, pensar, trabajar, disfrutar, jugar, bailar, comer, conversar, y hacer de esto un arte.

La inteligente interacción del neolítico.

El paleolítico fue un periodo de libertad de espíritu que supuso el inicio del conocimiento de las plantas y de los hábitos alimenticios de otros animales. Pero tuvo que darse el deshielo de la glaciación, periodo de poco avance, para se dieran las circunstancias que permitieran crear un hábitat más humanizado, el neolítico. Surge la laboriosidad con la mujer al mando de todo que convierten el ritual y la tradición en estructuras físicas, resultado que el trabajo cotidiano viene del neolítico. El trabajo se convierte en ceremonia y sacramento, una fuente de alegría y salud. La experiencia y la edad empezaron a valorarse, siendo que la actitud es lo más importante: dominantes dan el estilo, los persistentes son activos, los emergentes (mutantes) y los remanentes permanecen desconocidos. Así uno descubre lo que anda buscando, mantenerse con vida pasó a convertirse en una rutina establecida, compenetrándose consigo mismo y con el mundo. Hay que agradecer al espíritu experimentador con dotes para la observación y al arte de la adaptación. Constante infiltración de inventos que fueron la pauta y de ellas derivó el progreso.

El arte precedió así a la utilidad. La horticultura selectiva con la replantación de semillas, precedió a la agricultura. Humus y estiércol, selección de semillas, supuso un saber acumulado con la observación y el cultivo, explorar y adaptar precientífico. El excedente seleccionado se volvía a plantar. Este proceso fue más importante que las herramientas. La cacería se mantuvo simbiótica con la agricultura, siendo necesaria la estabilidad para una mayor domesticación, donde se arriesga la humanidad. El hacha fue la segunda herramienta.

Se alcanza una dieta equilibrada y adecuada, donde el cocinar los alimentos se convirtió en un arte. Por cierto, ya no se ha desarrollado ningún alimento esencial desde el neolítico, como sino hubiese sido posible disfrutar de unas similares circunstancias de experimentación y aprendizaje. El salto cualitativo fue el cultivo de cereales que se podían almacenar mucho tiempo con su valor alimenticio de proteínas y minerales asimilables (pan), y que permitió habitar otras zonas. La necesidad de almacenar potencia la alfarería, alcanzando una nueva herramienta La rueda del alfarero

La religión se centró más en la vida, la reproducción y la sexualidad previamente a las técnicas de domesticación, así la sexualidad tuvo un role central como fuerza motriz y predominante, el cuerpo y las funciones sexuales de la mujer como fuente última de toda creatividad, haciendo todas sus funciones de modelo de vida para el resto. Se alcanza la armonía con las estaciones con su cadena dorada de fertilidad, se festeja con ritos las etapas de la vida: comer, saber, goce sexual, trabajo con nociones, la vida por encima del poder y en beneficio de la comunidad. Las bases de la moralidad son fomento de la vida: compartir lo común, pensar en el futuro, velar por el orden, autodisciplina y autocontrol, cooperación espontánea, todos acceden y el mayor es el más sabio. La multiplicación de las aldeas siguiendo este modo de vida hizo que estas adquisiciones sobrevivieran a todos los desastres naturales. Comunicación, comunión y cooperación.

La mega máquina del régimen monárquico.

La suficiencia es abundancia y su aislamiento, llevó al hombre a pensar que lo propio era lo mejor, con su capacidad exploratoria y los experimentos aventureros. Los sacrificios humanos que se hacían para aprovechar la energía vital llevaron posteriormente al sacrificio de la guerra, momento cuando la mujer pierde la hegemonía y la recupera el hombre. Uro considerado sagrado le llevó a su domesticación, resulta motivo de orgullo, objetivo colectivo, la misión. En nuestro recorrido por las reflexiones de Lewis Mumford, hacia el 3000 aC el cambio viene por un nuevo tipo de organización social, capaz de elevar el alcance del potencial social de la aldea. Todo se inicia por la asamblea urbana de hombres libres que dan poder absoluto al rey para las emergencias, por la necesidad de crear orden frente al caos generado cuando las aldeas fueron progresando y entraron en conflicto con los vecinos (Lévi-Strauss no afirma esto), creándose asociaciones o imperios. Así con control y coacción, surge la monarquía, el jefe de los cazadores se convierte en rey, por sus características naturales de iniciativa, confianza y falta de escrúpulos, cambia el uso de las armas de caza para otro fin.

Antes los cazadores protegían a las aldeas de los ataques de las fieras, siendo que después vendría el aprovechar esta simetría para sus propios fines. El auge de los guerreros precedió a la guerra, para la caza de humanos y para los sacrificios. Se inventó la guerra como muestra definitiva del poder real que incorporaría agresión y resistencia, lucha de poder, señal de todo poder soberano, trabajo y exterminio organizados, la destrucción y la autoextinción, con su capacidad de generar crisis con la extensión de la cacería, con sus pretensiones de poder y privilegios finales de alcanzar la propiedad de todo, usa los excedentes o se endeuda para hacerlo. Aunque trajo más inventos que la paz hasta el siglo XVIII, en la edad de hierro la mega máquina se enfocó al saqueo y la destrucción, resultando un gran retraso que arrasa con las habilidades y la confianza en el futuro. Es una institución cultural, subproducto de un ritual religioso, una fantasía irracional que exige el uso prolongado de excedente de recursos y energía, siendo por tanto subproducto de la mega máquina que sustituyó al sacrificio humano de la laboriosidad.

Protegido por su grupo de guardianes el rey establece una monarquía dirigida desde un centro autoritario donde una minoría dominante expande el territorio de la aldea. La aristocracia fue una cuestión de mérito en la contribución de una defensa de privilegios. Los beneficios financieros son algo similar, de escribas con presencia clave en el modelo, obediencia incondicional en los castigos y sacrificios. Aquí se veían los problemas de la economía de la abundancia con lujo insensato delincuencia y destrucción colectiva, aburrimiento, vacío de la acumulación de dinero, poder o placer. El excedente en excesiva parte es para el disfrute de la élite.

Queda un excedente para obra pública. A cambio de la guerra periódica y de los abusos, se asegura el bienestar de toda la comunidad bajo la forma de la benevolencia, parte consustancial del poder. Así la civilización es un grupo de instituciones formadas bajo la monarquía con la centralización del poder, la separación de clases, la especialización con la división de trabajo para toda la vida, la mecanización de la producción, el poderío militar y la explotación de los más débiles. Todo esto se gobierna con el registro escrito, las artes visuales y murales, la comunicación e el intercambio económico. Genera un dinamismo temporal fruto del ímpetu de los logros quedó corroborado por los resultados, modelo que da resultados. Hace partícipes a todos de los descubrimientos, tamaño y diversidad de la sociedad, significación pública. Sólo que la máquina invisible mantenía las esperanzas altas.

Para alcanzar cualquier cota es necesario de una mente innovadora o una serie de ellas con capacidad analítica, talento práctico y previsión imaginativa, y confianza en sí mismos, para ser capaces de captar el problema esencial, perseguir un fin claramente predeterminado y establecer una organización abstracta de complejas funciones, una organización fiable del conocimiento que ofrece la universalidad de los comportamientos, una estructura imaginada para dar órdenes. Se capta su dimensión con la escritura, así la mega máquina introdujo orden, con una burocracia bien organizada que ofrece continuidad y previsibilidad, imprescindible para recaudar, más eficacia. Modelo compulsivo de orden, el orden reduce la ansiedad, la rutina mecánica normaliza, se perdió mucho de lo humano. Esta expansión del poder colectivo requiere de instrumentos de coacción y de una sociedad jerarquizada y política. Estos instrumentos pertenecen a un orden que acumula la fuerza de una máquina invisible. Mumford defiende que el poder de la máquina invisible, que supone este estado centralizado, se anticipó a la máquina misma. Las máquinas heredan del poder absoluto los mecanismos en poder del Rey. Los inventos técnicos ayudan a desarrollarla y propagarla. Esta crítica del mecanicismo, en curso y reflexión sobre el futuro de la humanidad, es interesante porque Mumford es parte de la generación que ve la sociedad como una gran máquina.

La mega máquina era invisible y floreció en zonas ricas en agricultura donde el intercambio de productos supone riadas de energía alimentaria, con los grandes ríos drenando economía y de cultura, que como el network supone una riada de posibilidades. La agricultura es la energía, con la capacidad de almacenamiento y de irrigación, con un control central que da inteligencia centralizada y la escritura para controlar la producción, por lo que se torna en autoridad extraordinaria sobre la agricultura fuente de vida del pueblo. El estado que se armó encima de unas tierras ricas en agricultura que se tenían que intercambiar, amplió las perspectivas del estado.
Así cambio la cuantificación y la magnificación, se superaba la simple provisión de alimentos y los límites de la aldea, exigiendo órganos de igual proporción, construyendo descomunales monumentos en las ciudades que representan el poder mágico (de lo improductivo), reflejando el orden y la belleza colectivos, con su productividad simulada, las pirámides eran estériles socialmente. También como la velocidad de comunicación es clave, construye carreteras y canales, trenes y aeropuertos. Por otro lado con su dimensión, la ciudad tenía capacidad de agregar una amplia variedad de habilidades, aptitudes e intereses generando posibilidades de cooperación e intercambio voluntario, y de diálogo humano. Los elementos que construye son los símbolos de su dimensión, siendo la monarquía una máquina arquetípica de los agentes sociales, y que como el universo de mesetas, tiene su propio significado, con la reunión de poder y disciplina en su aplicación. Lo nuevo público, debe coordinar lo común que por su dimensión no puede privatizarse, estableciendo nuevos agentes que desarrollan las obras colectivas, relación arquetípica porque la fuerza no es suficiente para mantener el imperio y el uso de la fuerza simbólica es por lo que representan los Dioses del inconsciente. La mega máquina laboral y militar invisible, se apodera así de los rituales, y con el respaldo de la religión alcanza una misión más amplia, especulando con precisión y perfección se convierte en una máquina de comunicación que lleva a convertir mediante la energía sobrante los sueños en realidades. Hay un salto del símbolo de la tierra al cielo que determina las cosechas dependiendo del destino cósmico, proporcionó pautas de trabajo y rendimiento, unidos por la fe mágica religiosa descubre un modelo dinámico en el orden celestial en el que inspirarse e interpretar las influencias cósmicas y sus consecuencias de los dioses vegetales y de los dioses celestiales, donde Dios es todo en la naturaleza y nos da la vida. El rey es el médium de los dioses con la población, que establece los órdenes vitales con su capacidad de liberación de las energías latentes, como depósito de poder, autoridad, inteligencia y mando. Sobre la masa cae un orden abstracto e impersonal, distante largos lapsos de tiempo, el fundamento de la autoridad es religioso. La máquina militar hizo menos necesaria la religión con esta invención estética, estableciendo nuevos significados de las relaciones humanas y cósmicas, dejando sólo huellas del espíritu humano. La ciencia comienza con el culto al sol y sus regularidades cósmicas. Esto mismo ha evolucionado a la jerarquía de la ciencia, de baja monta, porque la revolucionaria tiene otros orígenes.

El poder absoluto es enemigo de la vida, produce personalidades desequilibradas con sus delirios de poder y fines más amplios, exagera la duración de los reinados (Egipto y los Mayas), es restrictivo, se espanta de los propios logros, en manos de una minoría se ocultaban sus errores sometida a corrupciones, errores y alucinaciones in verificables, tiene difícil encontrar el equilibrio en la economía de la abundancia y supera la ansiedad neurótica de defender lo que se tiene, genera disrupciones por la muerte del rey. Todo esto acaba dando la autoridad a una élite o a una forma cooperativa de alto coste humano, separa a los que vivían de acuerdo al principio de placer y los que trabajaban, donde el rey es el único al que se le permite disfrutar el emerger del alma humana, racional e inconformista, el nivel de corrupción es equivalente al nivel de impunidad que detentan, abandonó su eficiencia por avaricia y sadismo, y encontró un modo negativo de alcance de la máquina, la guerra, la muerte, el ansia de poder, peligros de grandeza. Los defectos fueron creciendo con el tiempo y llevó a la sociedad a la artrosis al impedir la libertad individual, iniciativa individual y responsabilidad, que reside en la frontera que tiene el tiempo y la atención para las mejoras radicales y la renovación, permitiendo la radicancia, no deshumanizando al no tener en cuenta otras necesidades y dimensiones humanas, como la curiosidad, la confianza en el ser humano de superar los límites, plantear lo imposible, de creatividad y conciencia rica y los límites orgánicos y dañando de forma irremisible la justicia y la responsabilidad social del el campesino elocuente. Modo de vida más abierto abrió posibilidades. La mega máquina resultó una gran falacia para todos porque no se puede progresar sólo con las ilusiones y auto engaños (de la misión) y porque la creatividad negativa de la guerra destrozó los logros de la máquina. La funcionalidad descuartiza al hombre pues cargó peso en las tareas cotidianas y les restó aliciente porque lo limitó, convirtiendo el trabajo en un tormento y derivando en mala salud fruto del tipo de trabajo, y siendo opresivo empezó a soñar con abandonar el trabajo con la robotización unido a que la escasez de esclavos fue un acicate para la misma. Encontramos los puntos de retraso de la humanidad en los vestigios de este modelo. El trabajo debe ayudar a materializar logros y avances a discreción de la persona, con variedad rítmica y satisfactoria, remodelando el carácter que permita convertirse en un ser humano pleno y alcanzando como comunidad el más alto nivel de perfección histórica, siendo el trabajo es una bendición.

Vulnerable por traición, rígido, tenía fisuras en sus prácticas cotidianas, derivadas de los lazos familiares, las lealtades regionales y el culto a dioses menores, como el Sabbath día de descanso dedicado a lo íntimo y a controlar la vida interior, dando pié a revoluciones por creencias que se desmoronan, decisiones falibles y subprocesos de consentimiento generando una red de ciudades exentas de pago. Se puede transformar cualquier lugar (meseta) siguiendo un ritual (gobierno) sobre costumbres, moral y leyes (misión y modelo), permitiendo la autonomía que lleve dentro la capacidad de reproducción, la portabilidad en pequeñas unidades que permita supervivencia, distribución, fortaleza interna y resistencia, tenga la fe común de los ritos inviolables e ideales racionales que da cohesión y domina la mortalidad propia. Las ciudades griegas desafiaron las instituciones de forma temporal. Lo público era una función romana que se practicaba con orgullo. Así surge internet cuando USA ya siente el riesgo de su hegemonía, así como la innovación se siguió produciendo en las comunidades pequeñas, más activas cuanto más pequeñas, empezando a soñar en un futuro ideal, el cielo, tal y cómo vivían los reyes. La innovación dio al hierro a una mayor productividad del trabajo y de la guerra, el torno y tornillo, aplicando la geometría a la mecánica, hace que durante un tiempo se acelere la invención en el taller que tiene acceso a energía mecánica con el molino de agua, o las innovaciones en la vida doméstica como la elaboración de alimentos con destreza y refinamiento, la medicina, el retorno a la escala humana (como el Arts&crafts de Richard Morris), en la ciudad con los estilos artísticos, arquitectura, artes decorativas y expresivas, imprentas, grabados, litografía. La acumulación de destreza técnica y de riqueza material que se generaría será luego abducido por la economía de mercado, una nueva megamáquina invisible, con sus rígidas condiciones de empleo, triviales diversiones, la frustración, falta de riqueza espiritual, la opresión, la revolución popular. ¿Nos suena?

Gestión del universo de mesetas. Cuarta inmersión.

Un fin predeterminado, el arte de vivir. Los símbolos construidos deben estar basados en materializaciones útiles para la construcción de arte de vivir. Así el universo de mesetas subsiste por la extensión alcanzada por las mesetas que la componen y por sus redundancias aun cuando alguna meseta desaparezca. Este el aprendizaje y el consecuente avance en el modelo del universo de mesetas.

Las fuentes de energía que recorren el universo impulsan el desarrollo del modelo: la creatividad del i+denes, el network es energía potencial, las mesetas aportan al universo, los rizomas como generadores de nuevas mesetas y los sistemenes son radicantenes son fuente de energía. ¿Cómo medir la magnitud de la contribución al universo de mesetas? Con la gradación nicenes de los acontecimientos que suponen los rizomenes / propuestenes / proyectenes por las que se mide la contribución real a cada meseta y las redundancias que se dan entre ellas. Suponen una gestión de energía que además del impulso que genera transmite una comunicación y una simbología concreta. El role de la recaudación en el universo de mesetas es imprescindible para provocar materializaciones reales, por eso el network exclusivamente no permite un rápido crecimiento, resultando clave no sólo ampliar la distribución del modelo con mesetas en distintos ámbitos geográficos, sectoriales, tamaño y ciclo vital, sino el trabajo artesanal sobre la radicancia de cada meseta.

Podemos imaginar una sociedad civil que desarrolle mesetas que resuelvan determinados problemas comunes de una forma viable y reduciendo la necesidad de una administración pública sobre dimensionada. Así las mesetas tienen una función útil y se gobierna cada una de ellas desde la presencia en los órganos de gestión siguiendo su misión con un buen gobierno que desarrolle su modelo. Importante mantener la autonomía de las mesetas radicantes aunque sea a consta de perder el control sobre ellas, porque sino fuera así, lo global se haría más vulnerable y rígido poniendo en riesgo la viabilidad del universo completo.

Se vislumbra una iniciativa con experiencia, impulso y palancas, control del modelo.

Especialización en el poder.

Cada 500 años se da una revolución cultural axial, antitética a los valores prevalentes, emergiendo cuando el anterior se rigidiza y es superado fácilmente. Amós, Hesiodo, Sócrates, Jesús, Pablo, Siddharta, Lao Tsé, Isaías, Confucio, Platón, Mahoma. Desde la esencia de la humanidad, las creaciones del espíritu y la asociación humana se comunican con persuasión, ayuno, meditación, desarmados, con mística, rituales, saber, personalidad humana, palabra, ejemplo, renuncia, abstención dejan huella, por lo que tuvieron seguidores y provocan cambios profundos en los estados soberanos que existieran. Siguió resurgiendo la mega máquina en forma de estado soberano con poder absoluto pero no divino, aunque apoyados en las religiones trascendentes que aportaron cierta humanidad a la vida bajo el yugo del estado centralizado que consigue influir determinantemente en la técnica que esa sociedad consigue desarrollar.

Por ejemplo, Confucio genera la máquina burocrática China basada en el ritual, en el deber final, la moderación y el aprendizaje. El cristianismo más vitalista superó en inventiva a otros en valores morales y fines sociales, con avances como el monasterio Benedictino que crea una comunidad aislada dedicada a la salvación del alma, con cinco horas de trabajo al día (como en las tribus Paleolíticas como dice Lévi-Strauss) que compensaba el desmoronamiento urbano con una forma de subsistir con una comunión emocional con el canto y la oración, y el desarrollo del intelecto emocional con la escritura. Durante la edad oscura de desmoronamiento de la mega máquina el monasterio la humanizó, recuperando la escala humana, desechada la división del trabajo, la explotación de clase, la segregación, la coacción y la esclavitud. Las facultades superiores de la mente se aletargaron con el trabajo pesado, facilitando la introducción de máquinas que ahorrarían trabajo, dando origen a la industrialización que se inició en el siglo X con el cister burocrático. Se inició en las fronteras de los imperios que se hace que aferraran a su democracia inventiva. Pero también supuso un primer formato de estado del bienestar, asexuado, base de la organización capitalista y de la futura mecanización, porque se guardaron para ellos el trabajo gratificante como la copia de manuscritos, la iluminación y la talla de imágenes. Economía, sobriedad y regularidad cristiana.

Fuera de los monasterios las ciudades crecían con el comercio organizadas en gremios creando el caldo de cultivo del éxito mundanal con su vida ordenada y moral, un cierto enfoque divino que aporta los valores estéticos y morales. Se avanza con una mayor productividad que demanda maquinaria y tiempo libre para descubrir de nuevo, y beneficiándose de la abolición de la esclavitud y con cierta regularidad y moderación, fueron surgiendo nuevas formas de asociación para la industria y el comercio que enlaza con los talleres de Sennet. El resultado son obras hechas para durar, imprenta liberaliza el conocimiento y la creatividad de los alfareros. Se produce una transformación donde la salvación es más tangible y se produce en vida, acumulando capital y consumiendo ostentosamente, reforzando la concentración en cantidades abstractas e impulsados por los avances aritméticos, permitiendo subir en el orden social. No todo eran satisfacciones, y además de pasar la peste negra en el S.XV, la sociedad se fue cerrando a lo exterior en gremios empezando su declive. Así sería con la reforma cuando el luteranismo llevó a la máquina invisible hacia el capitalismo global, orientándose a las formas especializadas en el poder, absolutismo, militarismo y capitalismo, traduciendo todo a términos pecuniarios abstractos consigue aplicar la energía social al dinero y al comercio y usar las ganancias para emprender o vivir de ellas, haciéndose corporativo al aumentar la inversión o la complejidad que hacía al estado más eficiente. Agudeza, agilidad, inventiva, espíritu de empresa, surge el auge capitalista que sustituye a las civilizaciones.

La iglesia fue a convertir a los Hombres y necesitó un modelo de expansión con su red de monasterios en las ciudades y en las fronteras con monjes soldados que luego serían los mercenarios, iglesias y misiones, y con los misioneros. Este modelo lo copió el capitalismo para desarrollar el comercio a gran distancia y lograr la explotación de las colonias con mercaderes aventureros: de Templarios, guerreros, banqueros o como la Liga hanseática que seguía un orden monástico. La renuncia al amor por ejercer el poder, monje, mercader, científico, soldado, termina por convertir a los 5 pecados capitales en virtudes. Los bancos usureros surgieron de los estados ya liberados de la iglesia. Uso de la fuerza para establecer un monopolio más completo basado en la cantidad, tiempo y dinero, perspicacia y eficiencia, oportunidad y concentración, abierto a todos siempre que se esmeren en el comercio, haciendo su fin de la inflación de una economía en expansión, e implantando las obligaciones recíprocas y los deberes familiares.

En este contexto, los franciscanos se orientan a la pobreza y quedan temporalmente condenados al fracaso, porque cuando uno se da cuenta se vuelve filántropo al servicio público. Lo mismo les pasará a los Jesuitas en el s.XIX, quedando silenciados en una forma de éxito diferente. Es una excelente analogía para el universo de mesetas. Los cambios en la mente anteceden los cambios en las instituciones y mecanismos. Las tendencias a L/P se ven ocultas por las rivalidades y por la inercia de las instituciones existentes, siendo que los talleres innovadores se acomodaron en los suburbios. Así en el s. XV se percibía un cambio de ciclo histórico, donde un punto culminante lo señala como alguna aberración como la primera y la segunda guerras mundiales. Pasar el mito del subconsciente a la vida real es oscuro y tortuoso. Se supone que existe es un impulso oscurantísimo, un anhelo vacío, demasiado desaforado para ser tomado en serio, profundamente enterrado para afectar. Los que inician el cambio son aprendices de brujo que los primeros eran clérigos, logran triunfos estáticos que preceden a las transformaciones dinámicas, cosas como que los anteojos alargaron 15 años la vida psíquica bajo el microorganismo y el cosmos, que la imprenta supuso la mecanización del conocimiento siendo el libro el fin del monopolio del saber en especial de las ciencias exactas, las operaciones matemáticas y acontecimientos físicos pasando el conocimiento a ser tema de interés entrelazando muchas mentes pasadas, presentes y futuras, siendo el enriquecimiento de la mente humana colectiva, que es el aspecto clave del universo. El reloj fue el modelo para los instrumentos de precisión, arquetipo de los autómatas no humanos, miniaturización.

Este llevará al siguiente estadio de la máquina que Lewis Mumford descubre en otro libro El Pentágono del poder, que nos permite comprender la historia de la humanidad, su cultura, esperanzas y perspectivas, las circunstancias del absolutismo y la guerra, que aunque promovieron la mayor parte de los inventos, supuso un tiempo perdido en vanidades. El marxismo fue una revolución similar a la de la era de las pirámides. Y nos permite aprehender nuestro tiempo, que vuelve a ser el de una sociedad conectada que saca el potencial de la persona, y el elevar lo mismo a un universo de muchas mesetas comunicadas a través de las redundancias. Todo esto con muchas inercias que hacen difícil construir los significantes que ayuden a un mejor desarrollo social. Y en esto andamos.

El andamiaje emocional.

Apoyémonos en unas ideas de Eduard Punset, divulgador que quizás se queda en la superficie de lo que está pasando.

Habla que en el sistema del cuerpo humano, los neurotransmisores codifican la conducta, y aún cuando no todos los genes se activan existiendo un potencial por desarrollar (propensiones de nuevo), cuando lo hacen es el momento adecuado para desarrollar ciertas aptitudes. Los logros y el comportamiento son conexiones que se activan de forma más intensa, a través del cableado neuronal, con los estímulos adecuados y en el momento adecuado. La máquina abstracta es como una caja negra, a través de la que pasamos inputs, y tiene outputs por donde librar su energía. Recuperamos de la adversidad una emoción positiva, interpretando las señales de otros, desde la autoconciencia, con sensibilidad al contexto y concentración.

Dar amor para que lo busquen en los demás, porque la comprensión emocional determina el sistema de organización para la convivencia, modificando su respuesta según las experiencias, evoluciona o se modifica en el tiempo. En el libro de instrucciones genético se cuenta con todo el potencial afectivo y emocional. El afecto desarrolla las sinapsis o conexiones entre neuronas, que desarrolla el hipocampo, la memoria, el aprendizaje y las emociones que nos capacita en disposición, disponibilidad, felicidad y cariño. Se aprende socialmente copiando, trasiego de energía y sueños, el combustible es el amor. La supervivencia de los genes, se produce por atracción por la belleza y la juventud. Domina el magnetismo estético y la capacidad de enfrentarse emocionalmente a los teatros de conversión.

El tamaño y la complejidad del cerebro requieren un periodo de formación más lento y largo para construir todo su andamiaje emocional de querer, seguridad, dignidad, autoestima, confianza, acercamiento, empatía y la capacidad de disfrutar de los momentos. Por eso el nurturing requiere tiempo y atención. Es una combinación de ambiente y genética donde el autoritarismo afecta a la autoestima. Se desarrolla las características de resiliencia y se expresa la plasticidad adaptativa del cerebro con la expansión de las sinapsis neuronales con el periodo de aprendizaje, desapareciendo las sinapsis inútiles y fortaleciéndose las útiles. Se ramifican las dendritas o ramificaciones neuronales, reciben señales de los axones que conectan con otras neuronas. Los axones son proyectos, y las dentritas rizomas y oportunidades. 25 años es el máximo momento de desarrollo del cerebro una vez superada la adolescencia con su metamorfosis caracterizada con la sobrestimación de recompensas, lo que mueve su pasión. Estamos desarrollando un cerebro socio económico, con sus neuronas y conexiones, algunas con unas funciones concretas.

La experiencia cambia las conexiones del cerebro, cuando seguimos itinerarios personales que dan coherencia, actuando con cariño y practicando valores saludables, de la resolución de conflictos, la conciencia social, la relación con los demás, el control de la ira, el apego y la dependencia emocional, de la frustración. Generamos inteligencias múltiples el CI, las habilidades artísticas, empáticas, sociales, físicas y el autoconocimiento. En el aprendizaje no importa la meseta sino el camino, donde se tiene un programa y se busca una respuesta con creatividad e imaginación trabajando, superando los inhibidores latentes restan creatividad mezclando, nuevas ideas y nuevas conclusiones, dando rienda suelta a las capacidades. Seguir lecciones para equivocarse, realizando ejercicio y entrenamiento para aprender con emoción, curiosidad e interés porque la pasión es el combustible de la creatividad. La imaginación y la emotividad pasan por las mismas zonas del cerebro pasando a ser el sexto sentido. La mayor asimetría del cerebro, con la menor tolerancia a enfermedades infecciones y defectos, provocaba la mutación que ha sido la clave de la supervivencia.

El tipo de vida que se lleva es clave, donde la soledad genera enfermedades. Sin embargo, asociarse no es colaborar, sino rigidizar la colaboración, esto tiene que ser muy claro para permitir el desarrollo. Somos de acuerdo a la red a la que pertenecemos, por empatía y lenguaje compartido, por su capacidad de expansión y consolidación, por la empatía para comprender y simpatía ayudar, según lo que nos pasa por dentro en el momento justo, nos condiciona nuestra capacidad de liderazgo, de sensibilidad a escuchar en la multiplicidad de interacciones, porque el desencadenamiento sigue un patrón particular. Para evolucionar según nuestra arquitectura biológica, donde la conciencia y el alma son la relación entre las neuronas, hay que actuar sobre sus centros de poder, porque son ellos los que movilizan toda la red, porque dialogan con las células con acontecimientos concretos, según las características del módulo de conexiones o conectómica. El número de conexiones nerviosas dan la plasticidad al cerebro para el aprendizaje y la memoria, siendo que lo nuevo genera nuevas conexiones, siendo que las redundancias veces el número de entidades de la red es la medida de la capacidad global del sistema. Son los biomarcadores de la relación colaborativa. Esta es la clave del modelo colaborativo.

Saber esperar, solucionar conflictos, controlar emociones, menos propensos a la ira, siendo conscientes que la felicidad beneficia al sistema inmune, la actitud positiva sobre uno mismo, tener una gran interacción social. Por todo este nuevo conocimiento es por lo que ha aumentado el role de la biología sobre la física y las matemáticas. La oxidación del cuerpo genera la energía para las células y produce radicales libres, siendo el equilibrio entre las agresiones y la capacidad regenerativa donde habría vida. La reserva cognitiva se regenera con una vida sana, no tener prisa en construir una relación sana, ser humilde ante la posibilidad de cambio, que nos permita ver lo que queremos, tener la percepción del espacio y lugar y ponernos en el lugar del otro.

Alimentar el bienestar social. Quinta inmersión.

Josep Renau con sus transferencias metafóricas y metonímicas por afinidad describe la inercia institucional del estilo de vida Americano que ha marcado el desarrollo de la Humanidad en el s.XX, construyendo una reacción social progresiva ante la realidad, provocando desplazamientos a la vida cotidiana con el uso del color de forma persuasiva. Este mismo ejercicio se puede aplicar a los símbolos de cualquier sociedad.

O a notros mismos. Estamos en el desarrollo de mesetas radicantes que en esa radicancia mejoran la calidad de vida de la sociedad. Esto es un arte de vivir como hay otros. No tiene sentido sólo el hedonismo, sino que el bienestar personal tiene que ver con ayudar gestionando un universo de mesetas radicantes que contribuyen a mejorar la calidad de la sociedad que alimenta el bienestar social. El capitalismo es el medio pero no el fin, es una condición como respirar. Nuestro itinerario es una actitud ante la vida, una forma de respirar, una forma de mirar con altruismo y compasión, construyendo la plasticidad neuronal del universo de mesetas, las radicancias y las redundancias de las mesetas. Generamos así unos rituales que se convierten en símbolos que transmiten los logros. Dios es la vida, por eso somos eternos, aunque el ser irrepetible nos hace caducos, pero no tanto si construimos junto con otros.