31/07/2012

Lucenes º27: Capital social, un lujo hacia la recuperación

Nos planteamos escribir el Lucenes en inglés pero hay una llamada interior que dice que todavía es pronto porque hace más falta provocar resolnancia aquí que fuera. Seguiremos practicando Spanglish de momento. En momentos de desconcierto colectivo como los actuales, donde se reafirma el escape individualista y se abandona lo común, buscamos claves que nos decodifiquen el cómo actuar para contribuir a reconducir la situación socio económica.
No es más que vivir, de verdad, como siempre se ha hecho. Veamos la muerte de la cornucopia de los bienes materiales y enfrentémosla con la riqueza de la vida de un artesano, con qué claves maneja y qué le mueve. Así generar capital social con relaciones enriquecedoras que deriven en mesetas con valor de utilidad, impulsadas por la complejidad y las redundancias que generen una dinámica de recuperación.

__________________________
Aprendiendo del lujo a trascender nuestras circunstancias..
En estos momentos tan complicados, debemos aspirar a nuevos horizontes de naturaleza completamente diferente. Si miramos al lujo que permanentemente práctica esta quimera, nos cuenta Susana Campuzano en “El Universo del Lujo”, que se valora el genio, la perfección, la creatividad en el producto y la innovación, todos estos atributos con el objetivo de trascender o sublimar el nivel del bienestar y para acceder a otro universo. El lujo nos ofrece un pulso del estado de ánimo de la Humanidad.
Deberíamos explorar cuál es nuestro pulso y si somos capaces de trascender las circunstancias que nos rodean.
Necesitamos la confluencia de distintas circunstancias, donde algunas de ellas las podemos provocar entre todos y más con mucho ejercicio de redundancia. Debemos ser capaces de representar perfectamente este momento determinado e influir con sentido del humor para superar las dificultades. Vivir con cercana complicidad con los vicios y debilidades que nos dan pequeños placeres para, desde ellos, encontrar pequeñas soluciones a nuestros pequeños problemas. Necesitamos “ir a vivir al campo” con los problemas actuales, para valorar sólo aquello que nos hace falta y eliminar el resto. Descontemos todo lo que no necesitamos.

La élite está de camino.

La élite social ya no es la élite de púlpito, sino la élite de camino. Ha acabado el mundo de la estabilidad, si bien nunca existió, Occidente lo creyó porque lo racionalizó a priori, y su frustración posterior generó dos guerras mundiales en la época moderna y otras pequeñas guerras desde entonces.
La sociedad Americana y sus doers con su permanente sentido de la conquista, y la capacidad de convivir con la incertidumbre nos enseñaron recientemente cómo navegar en situaciones desconocidas, siempre bajo el halo del trust (confianza). Los nuevos retos del mundo, de la Humanidad, requieren este espíritu, una nueva élite de doers, Zen o no, que sería una discusión posterior.
Los firmes, que no son, están siempre escapando, la especulación como forma de escapismo. Sin estética de aportar lo que se es. Solitarios sólos o acompañados. Ese 70% de psicópatas de la lista Forbes, que no saben bien porqué hacen lo que hacen.
Los no tan firmes, tienen un sentido menos individual, más colectivo de conseguir las cosas con otros. La estética del nurturing es una forma de concentrar energía, el arte de concentrar. Consiste en la formulación de aditivos para conseguir un resultado. ConcentrART. Provocar una reacción de fisión en la frontera de sus realidades, aprovechando los gradientes de energía generados en la concentración de oportunidades o acontecimientos. De esta forma se generan proyectos colaborativos que plantean antiguos o nuevos problemas y, al tiempo, plantean sus soluciones.

El sueño de la originalidad.

Richard Sennet afirma en su sorprendente libro, “El Artesano”, que la búsqueda del Artesano es permanente de la calidad, y Sennet le da a esto unas perspectivas interesantes. Esto se da con el director de orquesta, el programador de Lynux o el cocinero. Parten de la misma raíz que la poesía. Esta actitud hacia la vida reúne a más gente con el espíritu necesario. Como con los Sufíes que creen en el trabajo físico, hay una misión respecto al desarrollo de la sociedad. El legado que queda para las generaciones futuras es necesariamente mayor. Hablemos pues de capital social.
Esto que era así en el origen de los Griegos, pero fue cambiado por Aristóteles, que separó el hacer del saber para qué hacer. Es el origen Marxista en la historia y de las grandes fortunas posteriores. De nuevo Aristóteles para bien o para mal.
En el artesano impera el autorrespeto y el respeto mutuo. Por el bien de la sociedad, hay un imperativo moral organizado. Artesanía colectiva, ajena al individualismo. Podemos decodificarlo para extraer el código interno, una última y fluida articulación de su naturaleza. Desarrolla un funcionamiento organizado, en red, con un compromiso colaborativo.
El artesano es un oficio abierto (Open innovation) donde la solución y el descubrimiento de nuevos problemas van de la mano. Aquello que se busca está en la periferia.
Lleva a cambios en la conmutación, con herramientas con valor de uso inmediato, sin orientación de objetivos, fronteras difusas para explorar el pensamiento lateral. Fluid contextless undetermined. Esto muestra que la ley de propiedad intelectual es un retraso para la sociedad.
En el taller del artesano hay autoridad y autonomía al tiempo. Así se evita la autodestrucción y se logra el sosiego en el trabajo. Esto se dio en las tareas en los conventos y en la construcción de las Catedrales. ¿Cómo tiene que hacerse el trabajo bien? Decodificando el esfuerzo colectivo.
Aristóteles se reavivó unos siglos después. El artista del Renacimiento actúa con autonomía, buscando la originalidad, aunque bajo la dependencia del mecenas, y genera la Poiesis (releer a Varela y Maturana), algo donde antes no había nada. Busca su crecimiento, volcado sobre sí mismo mientras el anterior artesano estaba volcado hacia su comunidad. En vez de enseñar se paga por el trabajo, dependencia vs autonomía de la originalidad. Se pierde el carácter íntimo del autor.
La creatividad reside dentro de nosotros mismos, y tenemos que experimentar por nosotros mismos. Sale algo tan original en función de la profundidad, de la experiencia que se vive. Vida interior sostenida. Si se tiene alta dependencia se pierde autonomía en el arte, dependencia del Mecenas. Por eso se habla que en la gran empresa, el gran líder no es el que dice lo que hay que hacer, sino el que consigue que todos se muevan en una misma dirección, como nos decía Michael T. Black.
Pero qué ocurre en el Renacimiento, que no hay continuidad de los talleres de artistas o de los laboratorios que dependen del artista (¿qué ha pasado en las marcas de moda de diseñador?). El decodificado muere con ellos. Se hacían cargo de la parte final que condiciona la funcionalidad real del instrumento. Se preocupa de los detalles más insignificantes con apasionada dedicación. Su autoridad se manifiesta en su silencio. Son una referencia.
Sin embargo, el taller tiene un factor de cohesión, con sus rituales de trabajo, como la liturgia de Gobierno que tratamos de implantar en las organizaciones. Genera un respecto y una vocación. El trabajo ocupa todas las horas de vigilia. Implantar el decodificado es un ritual social, un hábito. Mil movimientos diarios que se convierten en práctica. Si bien la ciencia es acumulativa, el taller une estrechamente a la gente, como la religión y su ritual.
Esto se sustituyó por la originalidad en el Renacimiento. Así se impone el adorno y la ambición de nuevas posesiones en el siglo XV. “Vergüenza de la riqueza”. Generó la ambición por tener que influye en el carácter, provocando la pérdida de la simplicidad y la templanza.
Así cuando se decodifica un conocimiento, algo se hace común, se pierden los matices, se desvía perdiendo su sentido social y cae. Surge la necesidad de recodificar. La Ilustración busca decodificar todo conocimiento. La enciclopedia que recoge cómo se hacen las cosas prácticas y cómo se mejoran. Su origen fue un diccionario Inglés que buscaba ayudar a que un aristócrata pudiera hablar bien de todas las cosas. Conforme el conocimiento se separa de la filosofía, se hace práctico y requiere trabajo manual. El trabajo útil combatía la inutilidad de la élite. Se buscaba así el progreso, el perfeccionamiento, la expansión de los poderes humanos, salir de la minoría de edad, servirse del propio entendimiento. Tolerancia a este reto. Captar los momentos decisivos. La práctica, con su ensayo y error, por simpatía, el talento hace carrera…
Sin embargo, el fracaso es saludable, donde se reconocen los propios límites del talento, lo que no se sabe hacer no se entiende. Las máquinas culminan la cornucopia de los bienes, poniendo fin a la aventura de la Ilustración. Ésta será sustituida posteriormente por la empresa con marca, donde la naturaleza de relación es económica, para generar cantidad, donde el conocimiento no es tan importante como la comercialización. La escala vs la medida. Reacelerado por las máquinas, y todo pasa a verse desde la perspectiva de la máquina. Ingeniería del conocimiento explícito, la fábrica. Simulación y ampliación. En las fábricas no hay sostén social sino la marca de la fábrica. Es muy impactante que conforme se impone la economía del conocimiento, las grandes instituciones se concentran en dominar la distribución en un último estertor: ya lo habían hecho las utilities en la socio economía de la clase media, la industria de la tecnología digital imponiendo estándares, o actualmente la industria farmacéutica o la distribución low cost o DIY. La actualidad marca la dinámica económica que todo debe ser low cost es cuando resulta más evidente que ese camino es un dead end.

Ojo-mano-cerebro.

Este dead end nos fuerza a buscar y reencontrar un modelo que permita el cambio de prácticas social e innovar, que al mismo tiempo nos dé especificad y carácter, porque hacer bien una cosa nos aporta conocimiento sobre nosotros mismos. Nos permite conectar con otras personas con las cosas hechas a mano, y tomar contacto con el propio cuerpo.
Así históricamente surge la reacción a la Ilustración de John Ruskin, Disraeli y la época Victoriana. Tanta cornucopia de objetos perfectos angustiaba de perder la comprensión sobre ellos. No se compra el poder de uso sino el potencial, se compra la expectativa. Esto no le sirve a la persona, sino que le sirve la dedicación, la dificultad, la resistencia, la ambigüedad, el poder, el detalle, la lucha, la energía, la perfección, la memoria, la obediencia. Experimentación libre y fracaso saludable. Práctica material y compromiso social. Desafío radical de emancipación. Conciencia material, curiosidad por el material, de aquellas cosas que podemos cambiar, metamorfosis del proceso, presencia de marca, antropomorfosis de los materiales
Se genera una evolución progresiva, ¿se puede anticipar el valor de utilidad? No porque una solución nueva lleva a la siguiente, con un estado de conciencia, que perdura, su estimulación y hábitos corporales. Como busca Levi-strauss, ¿cómo se vive el cambio? Desde las ideas, Aristóteles es el que fija la diferencia. Desde la práctica, destilando la práctica. Con éste segundo de produce un cambio de dominio de aplicación, donde el valor simbólico va de la mano con el conocimiento práctico. Son los practitioners Americanos. Mezclas de elementos disímiles. Las categorías de objetos, con sus formas y tipos, dan lugar a complicadas especies.
La importancia del fracaso saludable son las micromejoras, la sana conciencia y hacen más viable el tipo genérico. La marca surge cuando se empiezan a pintar escenas complejas, da testimonio de presencia, marcas expresivas de corregir irregularidades o fracturas. La buena estrategia deviene a ser aquella que ha funcionado, como dice mi amigo Juan Carlos. Libertad de actuación en los pequeños detalles.
La sabiduría de destilación colectiva, genera debates inteligentes y libertad de actuación. Estamos en una conversación abierta para generar una nueva dimensión social. El conocimiento (smart) en las soluciones. Es artificial la dicotomía de rectitud natural en la virtud y el estuco o fantasía en la libertad, igualmente honestos para desarrollar símbolos.
Volvemos a la relación entre el tacto y la inteligencia, pues influye en la red neuronal que hace posible un funcionamiento ordenado. La veracidad residiendo en las yemas de los dedos, lenta y observatoria palpación. Si actuamos de forma coordinada, vemos la totalidad esférica. Sennet habla de la prehensión.
Cada nuevo problema de afinación obliga a reconsiderar las anteriores soluciones. Se revisan los lazos si ya no son productivos. Unión y separación genera nuevos estímulos, sopesando objetivos inanimados de diferentes formas. No pasa nada si se tiene un patrón objetivo que alcanzar. La creencia en la corrección impulsa la mejora técnica. Razonar retrospectivamente, retroceder a la consecuencia de la causa. Se produce una compensación al ser la prehensión asimétrica. Trabajando juntos desde el primer momento. Reconocer el diferente grado de cada uno.
Acción más adaptada a la finalidad, crucial la misión y la adaptación continua de la finalidad, según el contexto de la prehensión, siendo la visión el cómo va cambiando conforme se adapta mejor la misión.
Aplicar la fuerza mínima, que deje ir, liberación del esfuerzo para ejecutar correctamente, dominando los gradientes de energía. Practicar sin esfuerzo, adecuada posición, triada inteligente de ojo – mano – cerebro, trabajando juntos se subsanan las debilidades. Recuerda Sennet que hacen falta 10.000 horas para ser un experto. La prehensión se centra en el tempo, para lograr la comprensión mental, la estética de cada cosa, la decodificación que dicen los técnicos, con repetición y anticipación de habilidades manuales, tiene toda una implicación ética. Requiere primero aprender a concentrarse, la transmisión del conocimiento requiere instrucciones expresivas.
Muy importante mantener la actividad física, que realimente el cerebro, y mantenga viva la capacidad de comunicación, mostrando más que nombrando. ¿No tendrá que ver el aumento del Alzheimer con la ausencia de actividad física? Al final el lenguaje depende del movimiento.
Un modelo de negocio va estando más claro conforme se ensaya y falla, y mejora, por osmosis. Las empresas se hunden si aplican lo inadecuado y no aprenden, ¿estás preparado para volar? A esto se refiere Juan Roig con la cultura del esfuerzo.
Este proceso permite un cambio de dominio, de perspectiva, alcanzado algo como en la poesía que crea un todo más grande que las partes. Un todo estable, que permite llegar más lejos. Agregando valor simbólico.
La imperfección de la herramienta nos enseña algo, igual que produce el avance de la ciencia, por el uso de herramientas imperfectas e inesperadas. La posibilidad de un multiuso permite unas posibilidades insospechadas, porque lo sublime es lo potencialmente extraño. Usar nuestras capacidades imaginativas, como cuando vemos a los niños usar algún objeto para algo diferente para lo que está pensado. La tecnología puede ser así el médium para que la imaginación encuentre su objeto. Como pasa en la cocina, y Ferrán Adriá ha llevado a la excelencia. Tolerar la frustración porque sentimos curiosidad, llevar el pensamiento más allá de lo que se ve, trascender la visión, la exploratoria que provoca más problemas que los que resuelve. Poderosa fertilidad de la imaginación, saltos intuitivos. Así nació la novela de Frankenstein.
La reparación permite conocer el funcionamiento, permite dar un salto de dominio, permitiendo que se materialicen sus potencialidades. Lo inesperado, lo imprevisto.
Colocar la actividad en los lindes de la empresa, sus problemas difíciles y ambiguos, visualización, reconocer la dificultad. Crear membranas porosas, manejando la ambigüedad. Crear ocasiones, que suena mejor que los acontecimientos de Deleuze y Guattari. Creación de territorios. Improvisación explorando un elemento, confiando que habrá otras técnicas. Ocasiones que crean territorios nuevos.
Desarrollar una habilidad es un camino irregular. Motivación y aspiración a la calidad son las que marcan la diferencia. Ser abierta. Transmisión silenciosa de la riqueza. Subsanando errores progresivamente, diálogo creativo entre forma y error. Detectar la esencia relacional de un problema. Añadir constantemente valor. Existe una visión de gobierno. Falta de conocimiento acabado de los detalles, metamorfosis con los problemas. Sin miedo. Cuanto más sea la estimulación más pensamos y más sentimos. Sistema abierto de potencialidades que necesitan de un entorno para concretarse.
Si se impone la utilidad se pierde la libre curiosidad, misterio por el que se suspende la resolución y la decisión con el fin de explorar. El juego, el establecimiento de procedimientos y mejora de los mismos. Aumentar la complejidad con conexiones y ampliar su significado con saltos intuitivos hasta alcanzar la autosostenibilidad, acercando dominios disímiles. Preservando el conocimiento en el salto entre ellos. Capacidad de responder y plantear problemas en diferentes dominios.
La motivación más importante es el talento. El trabajo trasciende al que lo ha hecho. Los hombres que más saben son los apesadumbrados. El uso supera todas las cosas, arquitectura lenta que llega a la forma bella.

La creación de capital social.

Las lecciones del artesano, el fracaso de la cornucopia de los bienes materiales, son claves para enfrentarse a los problemas socioeconómicos actuales que, viniendo de lejos, se han hecho más evidentes.
La nuestra. Estamos creando arte de vivir conjuntamente con los líderes sociales, generando complejidad con proyectos colaborativos que van tejiendo sociedad, con mesetas funcionales que aportan valor de utilidad y tejiendo entre estas mesetas que produce un impacto global. Tenemos la libertad de hacer y de deshacer.
El capital social son los recursos inherentes que surgen de las relaciones sociales. Creación de lazos con relaciones homogéneas y de puentes con relaciones heterogéneas que amplían el scope (ocasiones que crean territorios nuevos). Las relaciones son el pegamento y la confianza es el lubricante y se basa en las experiencias pasadas, de transacciones repetidas.
Es más importante saber cómo usar las interacciones, apoyándose en grandes comunicadores, decisores en puestos claves. Producir cambios en la situación haciendo circular energía, con un flujo de recursos potenciales que surgen de las relaciones sociales, con dependencia de las interacciones con decision makers para acelerar el proceso (instaurarlo), donde si el nurturing es laxo no se está en las potenciales soluciones.
Demasiada rigidez deteriora esta dinámica de desarrollo social. Hay que reducir la rigidez de nuestra sociedad, ya que las economías de escala impulsan las rigideces. Por eso, las grandes empresas se hacen eficientes a costa de la rigidez, y tratarán de defender su posición de privilegio en contra de la dinámica social y, al final del proceso, en su propia contra. Las patentes son indicadores de industria de alta tecnología, pero en un mundo de rigideces, toman carices contradictorios donde es ocasiones es mejor esconder los avances. El desempleo, es otra de las consecuencias de esa rigidez y, en contra de lo pensado, los estudios más rigurosos demuestran no aumenta la creación de empresas.
La dinámica debe responder a la necesidad de crear mesetas con un gobierno. En la última década se han multiplicado los estudios que pretenden decodificar cómo se produce la creación de start ups, algunas de las conclusiones son que es una decisión intrínseca del emprendedor, que el crecimiento económico es un driver de la entrada de nuevas empresas, que la diversidad económica de empresas ofrece oportunidad de servicios, que la alta competencia promueve la generación de start ups, y confirman que un sistema excesivamente rígido muestra un grado bajo de creación y desaparición de empresas.
Tenemos la oportunidad de generar las start ups alrededor de los sectores significativos de nuestro modelo socioeconómico turismo / cultura, agricultura / alimentación, energía, agua, telecom, salud, construcción, financiero, educación… La tecnología es una variable que transforma la dinámica y crea diferenciación y ventajas. Podemos aprovechar el repositorio que ya existe en nuestro sistema de conocimiento. Influye la calidad del capital humano, donde son clave el emprendedor, la reputación de la universidad y el stock de tecnología; el soporte financiero y el apoyo (Management tecnologies).
No influye el venture capital ni las incubadoras de las universidades, pero sí buenas oficinas de transferencia. El venture capital debe ser externo, que se enfrente directamente a los problemas reales. Habría que potenciar esta dimensión que acelerara la creación económica.

Potenciar lo colaborativo.

Potenciar la economía colaborativa. Bote común, tanto como contribuyes, crear un ranking, dividendo proporcional a las personas que han colaborado, COIN Collaborative Investment. No es exponencial sino se produce alrededor del conocimiento.
Hay que crear un sistema coherente de estructura y relaciones sociales, con una serie de normas compartidas para la interacción recurrente y recursos accesibles para acciones con un propósito (las mesetas). Flexibilidad, confianza, intensidad / forma / lógica de la interacción (rizomenes). El conocimiento cercano no crece tanto como con los contactos nuevos.
Crear relaciones colaborativas a largo plazo. Globalizar soluciones que crean arte de vivir. Un lujo de camino de la recuperación.