04/01/2013

Creacenes 84º radicancias y redundancias

Cumplimos nuestro segundo lustro, 10 años, contribuyendo al arte de vivir de la sociedad y mirando al futuro con mucha ilusión y retos importantes que acometer. Este recorrido quizás se caracterice mejor con la obligación que da la libertad elegida para consolidar un legado que sea útil al desarrollo de nuestra sociedad global en esta primera mitad del siglo XXI.
Es el momento de agradecer tantos acontecimientos a todas las personas que están vinculadas a esta misión y que contribuyen de una manera u otra al desarrollo del modelo social que estamos liderando.
Primero y en un aparte, a nuestras familias, mujer, hijos, padres, otros familiares y amigos de siempre, presentes o ausentes (algunos muy queridos ya no están aquí), por seguir siempre ahí, confiando y queriéndonos con nuestros desvaríos.
Segundo a todos. Los líderes sociales que han ido creando espacios de confianza en los que explorar las posibilidades futuras que tenemos cada uno, los mecenas que han confiado en nuestra experiencia para impulsar sus organizaciones y nos han permitido crecer, los inversores que nos acompañan en tantas organizaciones empresariales que se están desarrollando alrededor nuestro y que han permitido materializar el potencial del modelo, los colaboradores que se han involucrado en otros tantos proyectos y que permiten orquestar la inteligencia social, los partners que están involucrados en el modelo colaborativo que nos permite transitar estos tiempos de cambio profundo, y finalmente, esos líderes que andan al frente de las fuentes de energía más significativas que hemos podido desarrollar en estos diez años y que, después de tanto tiempo, son amigos ante todo haciendo de nuestro proyecto una emotiva experiencia vital.
Gracias a todos y nuestro compromiso de seguir adelante con la misma intensidad y creatividad.